Saltar al contenido

Casinos, la industria más golpeada del turismo peruano

septiembre 24, 2020

Los casinos en Perú son la industria más golpeada del turismo en lo que va de la cuarentena provocada por la pandemia de coronavirus, de hecho, el presidente de la Sociedad Nacional de Juegos de Azar (Sonaja), Fernando Calderón, reveló que el sector ha perdido unos 150 millones de soles en los últimos seis meses en impuestos a los juegos para el Estado.

De acuerdo con la información proporcionada por el directivo, esta industria es capaz de contribuir con aproximadamente 400 millones de soles al Estado, de los cuales 310 se destinan a municipalidades provinciales y distritales, al Instituto Peruano del Deporte, al Ministerio de Comercio Exterior y Turismo y los 90 millones de soles restantes son Impuesto Selectivo al Consumo (ISC).

Ante la falta de una fecha clara de la reapertura de casinos, misma que se ha ido recorriendo desde agosto hasta la fecha, los casinos online se han convertido en una fuente importante de entretenimiento, aunque en algunos países, incluyéndose Perú, esta modalidad de juego creció en los últimos meses.

Es importante destacar que todavía no existe una regulación en torno a los sitios en línea, aunque esto no quiere decir que estén prohibidos, es por eso que recientemente se han acercado a una gran cantidad de sitios online.

En la siguiente gráfica de Google Trends se puede apreciar que: en el pasado abril, cuando la pandemia comenzó a golpear con fuerza en América Latina, fue cuando las búsquedas en Perú de “casino online” encontraron su pico más alto de los últimos 12 meses.

Si bien, después de ese pico, las búsquedas han tenido altibajos, sí se han mantenido ligeramente por encima de la media que tenían en los primeros dos meses del 2020.

Generación de empleo

En cuanto al tema de los empleos, los casinos y máquinas tragamonedas posee 87 mil puestos de trabajos directos y 20 mil indirectos.

“La situación es bastante dramática. Desde el pasado 16 de marzo, estamos cerrados, sin ningún ingreso para las empresas. Son 87,000 puestos de trabajo directos que se han quedado sin laborar y después de seis estamos totalmente perjudicados, sin el apoyo de Reactiva Perú, ni del FAE Turismo”, manifestó Fernando Calderón.

La desesperación ha ido creciendo en las últimas semanas, incluso se han realizado manifestaciones de trabajadores en las que exigen la reapertura de las salas de juego, mismas que comenzaron a principios de septiembre en las inmediaciones del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo.

Ante esta situación, Johan Escalante fungió como vocero de los trabajadores de casinos y máquinas tragamonedas y expresó la desesperación que sienten todos los empleados de no poder generar dinero en un momento tan complicado en el mundo.

“Estamos hace más de cinco meses sin trabajo, y ningún tipo de sustento económico. Muchos son padres y madres de familia, estudiantes, vienen de provincia… No tienen para pagar el alquiler y una serie de cosas”, dijo.
“Nosotros cumplimos ya con protocolos. Todas las salas de juego han sido adaptadas para cumplir con los protocolos establecidos por el Minsa y, de alguna manera, por Mincetur. Aquí hay un pre-protocolo ya aprobado por el Mincetur, simplemente no lo han publicado”, agregó.

Protocolo y reapertura

Realidad de los casinos en Perú

La Mincetur ha optado por abrir los distintos negocios a través de fases, de hecho, la ministra Rocío Barrios aseguró que la reactivación solo será posible con el apoyo de todos en la rama del turismo, sin embargo, esto no ha sido una noticia alentadora para los casinos y máquinas tragamonedas.

Desde Sonaja y otras instituciones allegadas a los juegos de azar, saben que con la llegada de la fase cuatro, ya tendrían las posibilidades de abrir, aunque una vez más, están en las manos de las autoridades, esta ocasión del Ministerio de Salud, toda vez que se mantendrán las restricciones en Perú a pesar de la activación económica.

“Con todos los protocolos de sanidad y de seguridad que Mincetur ha aprobado, estamos a la espera que la ministra de Salud, Pilar Mazetti las pueda ratificar en el marco del próximo inicio de la Fase 4”, declaró Fernando Calderón al respecto.

Es importante destacar que el protocolo de bioseguridad en los casinos de Perú fue entregado hace más de dos meses al Ministerio de Salud y al Ministerio de Turismo, sin embargo, Manuel San Román, director general de Casinos y Máquinas Tragamonedas aceptó durante su participación en la pasada Perú Gaming Show 2020 que los lineamientos a seguir serán aprobados una vez que exista fecha de reapertura.

“Por cómo armamos el protocolo, la gente va a estar más segura dentro que fuera de las salas. Lo que tenemos que evitar es reabrir y volver a cerrar, como está sucediendo en otros lugares. Estamos sufriendo bastante para llegar a la cuarta fase. Por favor, cuidemos esto. No vulneremos el protocolo por temas de competencia”, dijo durante su ponencia virtual.

Fernando Calderón, líder de Sonaja coincidió recientemente con lo mencionado por San Román.

“Todas las personas pasarán por una etapa de desinfección y con la mascarilla que se mantendrá puesta durante su permanencia en el casino. Cuando una persona utilice una máquina, previamente debe estar desinfectada y cuando se retire, estará desinfectada también, de acuerdo al protocolo. Estamos listos para ser un lugar seguro. Es más, somos un lugar más seguro que varias actividades que ya están abiertas”, detalló Fernando Calderón.

La esperanza no se pierde, el Ministerio de Turismo ya ha permitido que otras actividades que tienen que ver con los viajes puedan volver a ofrecer los servicios, en teoría, con una protocolo ya bien pensado, no debería existir ningún nuevo problema para el futuro cercano.

El protocolo que se ha trabajado es el siguiente:

  • Salas de juego al 50% de su capacidad
  • Uso de cubrebocas obligatorio
  • Provisionamiento de jabón y demás insumos de limpieza
  • Limpieza constante de lugares de contacto
  • Garantizar un punto de desinfección de mano
  • Utilizar tapetes sanitizantes para desinfectar los zapatos
  • Uso de acrílicos en las cajas
  • Limpieza frecuente en las zonas donde se deposite dinero
  • Sin bebidas ni alimentos en las salas de juego