Existen muchas maneras de celebrar el Día del Niño, pero una de las opciones más divertidas y enriquecedoras es el viajar en familia. Y es que muchos padres eligen su destino en función de las actividades que ofrecen y Cusco es una ciudad en donde encontrarán muchas alternativas con las que podrán disfrutar grandes y chicos.

En ese sentido, AIR CAB, servicio de helicópteros operado por ANDES, destaca algunas de las actividades que podrán realizar con niños en la ciudad de Cusco y disfrutar de cada detalle de los lugares turísticos:

  • Visitar el Chocomuseo: El dulce a los niños les encanta, pero conocer de dónde se obtiene y llevar un taller de preparación donde pongan a prueba su imaginación les fascinará, y esto es posible en el Chocomuseo que se encuentra a solo dos cuadras de la Plaza de Armas de Cusco.
  • Pintar una artesanía: Cuando los niños se interesan por el arte hay que dejarles que expresen toda su creatividad porque es muy importante para su desarrollo integral. Por ello, una gran alternativa sería llevarlos a participar en un taller de cerámica donde aprendan técnicas tradicionales cusqueñas y se involucren en el proceso de creación de su propia pieza de arte.
  • Sobrevolar las Salineras de Maras: Los niños imaginan y crean con cada detalle que perciben en su viaje, poniendo toda su energía en los recorridos. Siempre acompañados de un adulto o de sus padres, pueden conocer cada uno de los atractivos naturales que se encuentran en la ciudad. Para ello, sobrevolar en un helicóptero les permitirá ver diferentes lugares desde el aire y ver todo a amplitud gracias a la guía turística del servicio.
  • Remar en la laguna de Piuray: Muy cerca al pueblo de Chinchero se encuentra la laguna de Piuray, donde los niños, además de compartir con la gente de la comunidad, alimentar a los animales o pintar sobre piedras con temperas, pueden ir en Kayak, junto a los papás, con todo el equipamiento necesario.
  • Cabalgar hacia el Templo de la Luna: La equitación desarrolla la mente y cuerpo de los niños, mejorar la concentración, desarrolla la autoconfianza y la autoestima, por lo que será una gran experiencia para compartir con los más pequeños de la casa.

Es importante que antes de viajar a un lugar de altura se consulte al pediatra de los niños para estar bien informados. Sin embargo, se podría destacar que ellos tienen muy buena resistencia y normalmente no presentan síntomas, sólo no se debe olvidar descansar y comer liviano, llevar mucho líquido para mantenerlos hidratados.