Seguridad, agua pura y cristalina y 360 días de sol, son algunas de las razones que hacen de Aruba un destino excepcional, sobre todo durante las vacaciones de mitad de año.

El estrés, el trabajo y el ruido de la ciudad parecen invadir nuestro tiempo. A mitad de año, la rutina pasa la cuenta y es por eso que muchos buscan hacer una pausa y recargarse de energías positivas para llegar a diciembre sintiéndose bien. Aruba, la Isla Feliz, se ha convertido en un destino ideal para lograr esa desconexión.

Las playas soleadas son el lugar perfecto para relajarse por completo y Aruba cuenta con un clima privilegiado. Los Travelers Choice Beaches, el listado anual que hace TripAdvisor para elegir las mejores playas del mundo, ha reconocido a Eagle Beach como la tercera playa más linda del mundo y a Baby Beach como una de las que posee las aguas más cristalinas del planeta.

Aruba ha venido trabajando en potencializar diferentes atributos que la diferencian de los demás destinos del Caribe como, por ejemplo, sus niveles muy altos de seguridad. Actualmente, Aruba es catalogada como uno de los lugares más seguros de todo el Caribe, cualidad fundamental a la hora de elegir un destino para toda la familia en el que se puedan pasar los días en la playa sin preocupaciones.

Por otra parte, la Isla Feliz permite que se puedan tomar vacaciones durante todo el año sin preocupaciones por el clima, pues se encuentra fuera del cinturón de huracanes, cuenta con 360 días de sol y pocas lluvias anuales. La temperatura promedio es de 28 grados centígrados y solo caen 406 mm de lluvia por año.

En Aruba se han concentrado los esfuerzos en mantener constantes actividades de limpieza de sus playas para ofrecer un lugar fresco e impecable. Además de ello, Aruba se preocupa por tener agua potable en toda la isla. Para los turistas es una seguridad que puedan consumir bebidas y comidas, sin preocupación. Tip para turistas: con esta agua se realiza la única cerveza proveniente de agua de mar, llamada Balashi.