Lujosas residencias de veraneo, altos edificios de apartamento frente al mar, enormes yates en el puerto, hoteles y restaurantes de lujo lo transforman en el balneario de mayor glamour de América.

Punta del Este es reconocido internacionalmente como uno de los principales balnearios de América y el más exclusivo de la región. Se ubica en el departamento de Maldonado, a sólo una hora y media de la capital del país. La ciudad ofrece al visitante una amplia oferta recreativa, que incluye sala de exposiciones, restaurantes, discotecas, galerías de arte, cines, teatros y una agitada vida nocturna.

Además, la playa charrúa es elegida para la realización de grandes fiestas de lujo, desfiles de moda de marcas de prestigio y una amplia gama de propuestas culturales de gran dimensión como el Festival Internacional de Jazz, el Festival Internacional de Cine o exposiciones de artistas contemporáneos de renombre.

No en vano fue elegida como destino de veraneo por grandes celebridades como el diseñador Ralph Lauren, el jugador del fútbol Zinedine Zidane, el presidente Donald Trump, la familia Onassis o la colombiana Shakira.

Punta del Este se convierte en un punto concurrido para los cruceristas. La presencia de buques pertenecientes a las compañías de lujo Crystal Cruises, Viking Cruises y Azamara Cruises aumentan el atractivo turístico en la región. El balneario también cuenta con un aeropuerto internacional.

Punta del Este es también un destino natural único. Con más de 20 kilómetros de costa y altas sierras que miran al mar, el balneario también ofrece encantadores rincones y paisajes para quienes llegan en busca de una tranquilidad absoluta. El punto de encuentro de sus dos playas más famosas, Playa Mansa y Playa Brava, supone el fin del Río de la Plata y el comienzo del Océano Atlántico. Esa condición lo vuelve un destino ideal para tranquilos baños o la práctica de deportes como el surf, windsurf, jet-ski, vela, yachting, polo, golf y tenis.

¿Qué conocer en Punta del Este?

• Los Dedos. La mítica obra del escultor chileno Mario Irarrázabal no puede faltar en el itinerario de quien llega por primera vez a la península.
• Solanas Cristal Beach. Sumergirse en una laguna cristalina de agua salada; además de ser un espacio perfecto para descansar rodeado de naturaleza.
• Casapueblo. Es un clásico del verano esteño. Los amantes del arte y la arquitectura no pueden dejar de visitar el museo y taller del célebre artista Carlos Páez Vilaró en lo alto de Punta Bellena y contemplar un atardecer desde allí.
• Puerto de Punta del Este. Es destacado, como un punto clave para quienes quieran admirar el balneario, comer pescado fresco y “ver barcos de pesca tradicionales”.
• La Barra. Ver la impresionante arquitectura del puente La Barra. Además, gozar de una distendida tarde entre galerías, tiendas de surf y heladerías.
• Pueblo Garzón. El chef argentino Francis Mallmann ha decidido instalar en pueblo Garzón su interesante propuesta gastronómica, basada en productos regionales, preparados con fuego y leña, en horno de barro, parrilla u otros modos de cocción como “el infiernillo”. Para acompañar los platos, una carta de vinos argentinos y una selección de Bodega Garzón.

Para mayor información, visite www.uruguaynatural.com.