En 2018, cuando se aspira a que Perú reciba a seis millones de turistas, se necesitará, al menos, el triple de personas aptas para brindar el servicio de guiado, considerando que actualmente no llegarían a cuatro mil, señaló hoy el viceministro de Turismo, Pablo López de Romaña.

“Para 2018, en el horizonte realista que hemos puesto de seis millones de turistas en Perú, no de turistas masivos, sino de turistas de alto rendimiento, de largas estadías, necesitaremos por lo menos el triple de personas aptas para brindar ese servicio.”

Frente a ello será de gran utilidad la certificación, previo examen, de profesionales como arqueólogos, sociólogos, arquitectos, entre otros, que propone la Ley General de Turismo.

“Una mayoría de los guías profesionales y una mayoría de otros profesionales estarían y deberían estar aptos de participar bajo una certificación; me refiero a profesionales reales, a arqueólogos, antropólogos, sociólogos, abogados, arquitectos”, dijo en Canal N.

“Hay gente muy capacitada que, según el esquema actual, que es uno lastrado, no podría ser guía. Hay capacidad real, necesaria en las comunidades, en todos los proyectos de turismo rural comunitario, de guías específicos para determinados destinos y actividades, ellos mismos reconocen estar siendo asistidos por estos guías.”

El viceministro de Turismo rechazó las protestas de algunos grupos de guías profesionales y las atribuyó a “otros intereses”, al señalar que el Mincetur no está en contra de ellos y, por el contrario, se encuentra abierto al diálogo.

“Confío con toda sinceridad que hay profesionales, hay guías oficiales, apostaría que son la mayoría, que tienen una actitud profesional diferente a la que estamos viendo. No he seguido todos los acontecimientos hoy día, pero es lamentable, no creo que sea la forma de construir el desarrollo del turismo como herramienta para el beneficio de la razón.”

Aclaró que la ley de turismo no liberaliza la profesión. “El mismo término liberalizar es inadecuado, esto es eximir a alguien de algo y acá no estamos eximiendo nada, los únicos que están eximidos son ellos (los guías profesionales) y no se les está exigiendo una certificación.”

“Se está regulando y normando una certificación para otros profesionales a los que se les va a certificar específicamente en el ámbito y en la actividad que ellos demuestren bajo un examen, que no lo vamos hacer nosotros, pues para esto existe un sistema en el Sineace (Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa), y existe un sistema con participación de otros ministerios.”

López de Romaña dijo que la idea es “certificar a aquellos guías locales, prácticos. ¿Cómo es posible que estemos dando esta imagen internacional?, que los profesionales que defienden muy bien su profesión ataquen al turismo, a los turistas. Creo que hay que hacer un cambio de actitud urgente”.

“Se quejan de que no hay diálogo, me parece que están mal informados, más diálogo no podemos haber tenido, lo que pasa es que ellos quieren imponer una actitud de privilegios, cerrada; hay que competir y pareciera que no creen en el desarrollo del turismo a la escala y al nivel que se va lograr, a pesar de todos los problemas. Yo sí confío.”

“Estamos perdiendo la oportunidad de lograrlo ahora, rápidamente, en este año de crisis la verdadera oportunidad es mejorar nuestro producto, hacer inversiones, capacitarnos. Perú va a requerir más de los cuatro mil guías que existen según documentos y cálculos de ellos mismos.”

El funcionario hizo hincapié en que se necesita una Ley General de Turismo, que incluya reclamos muy bien planteados por otros sectores: empresarios, gobiernos regionales, locales, de declarar al turismo como prioridad nacional. La actividad de los guías, añadió, es uno de los 16 componentes de otras actividades.

“Nuevamente, les exhorto a ser parte de la controversia, de que salga la ley de turismo, el reglamento de guías, que haya una dinámica de calidad y competencias. Ellos están demostrando una actitud encomiable, pero que la apliquen para el desarrollo de la actividad, no para ir en contra de ella”, finalizó.