En el más reciente capítulo de la serie animada, la familia estadounidense más conocida del mundo viaja a la ciudadela inca en busca de Bart. Homero, Marge, Lisa y Maggie Simpson llegan a las ruinas a bordo de llamas.

Los conocidos personajes de la serie animada Los Simpson visitan Machu Picchu en busca de Bart, el primogénito de la familia, en su más reciente capítulo, propalado por la cadena Fox el pasado domingo 5 de octubre en Estados Unidos.

En ‘Lost Verizon’ (‘El Verizon perdido’, en referencia a la compañía de telefonía), Bart consigue un trabajo en un club campestre recogiendo pelotas de golf con el objetivo de comprarse un teléfono celular como el resto de sus amigos.

Durante un campeonato de caridad, Bart halla de casualidad el móvil del actor estadounidense Denis Leary, se lo queda, se hace pasar por el protagonista de la serie Rescue Me y comienza a hacer llamadas en broma.

Cuando Leary se entera, llama a su teléfono y recibe las disculpas de Marge, la madre de Bart, quien le ofrece devolvérselo. A manera de castigo, el actor le dice que se lo quede y le revela que el móvil tiene un dispositivo de rastreo.

Gracias al mismo, Marge vigila los movimientos de su hijo, impidiéndole cualquier travesura. Cuando Bart se entera de la verdad, le pega el chip rastreador a un ave para burlar a sus padres. La matriarca Simpson, al darse cuenta con la computadora que rastrea a su hijo que este da – literalmente – vueltas por todas partes, decide salir a buscarlo con Homero y los demás niños.

La familia llega a un campo donde el animal ha reposado y es Lisa quien descubre la verdad: el ave, una tanagra escarlata, está en su viaje de peregrinación hacia Machu Picchu. El deseo de conocer la ciudadela impulsa a la más inteligente de los Simpson a decir una mentira: que Bart ha enrumbado hacia nuestro país.

Ya en Perú, vemos a la familia amarilla llegando a las ruinas a bordo de llamas. Cuando Marge se queda dormida bajo la sombra de una estatua de Wiracocha, el dios inca la transporta al pasado y le explica que los pobladores de Machu Picchu fueron muy sobreprotectores con sus hijos por lo que estos, al crecer, no supieron defenderse de los conquistadores.

En una de las escenas, soldados españoles derriban las puertas de Machu Picchu y el ejército de la ciudadela huye despavorido. Marge le dice a Wiracocha: “Me has enseñado una valiosa lección (no sobreproteger a los hijos)”.

Marge despierta y un desconcertado Homero le informa que la laptop con la que siguen los movimientos de Bart le indica que su hijo está encima del aparato (en realidad es la tanagra escarlata la que reposa sobre la laptop).

Marge decide regresar a su hogar, en Springfield. Ahí encuentra a Bart, quien les pide que nunca más lo vuelvan a dejar solo. Cuando Lisa pregunta por su pequeña hermana Maggie, los Simpson se dan cuenta que la bebé se ha quedado en la ciudadela, donde es adorada como una diosa inca.