Destinos alternativos en Perú ideales para viajar evitando el turismo masivo

Destinos alternativos en Perú ideales para viajar evitando el turismo masivo
Síguenos en: | |

Machu Picchu es el principal atractivo turístico del Perú, pero visitarlo en cualquier época del año o en temporada alta puede resultar complicado debido a la llegada masiva de turistas. Entonces es bueno mirar otros destinos en Perú para viajar y descubrir su belleza natural y cultural sin tener que lidiar con muchos visitantes.

La publicación inglesa especializada en viajes y turismo “Wired for adventure”, ha compartido un artículo con las “Ocho maneras de evitar las multitudes y descubrir el verdadero Perú”, destacando que nuestro país tiene 11 sitios considerados Patrimonio Mundial de la Unesco, 12 parques nacionales y más de 9,656 kilómetros de Camino Inca.

Descubrie el Valle Sagrado sobre dos ruedas

Viajar en bicicleta desde Pisac hasta Ollantaytambo, en el corazón del Valle Sagrado de los Incas, es disfrutar de un paisaje maravilloso, recorriendo cultivos multicolores, ir a la orilla del río Vilcanota ya los pies de sus nevados. Puedes detenerte a conocer los pueblos de los alrededores y probar su variada y saludable gastronomía.

Caminata por un Camino Inca alternativo y visita a Choquequirao

Se recomienda un viaje de nueve días por la cordillera de Vilcabamba para descubrir los secretos de la ciudadela de Choquequirao, en el límite entre las regiones Cusco y Apurímac, durante un día. Este complejo arqueológico es comparado por su majestuosidad y estratégica ubicación con Machu Picchu (Cusco).

Alpamayo: Una visita a la “montaña más bella del mundo”

Localizado a casi 400 kilómetros al noreste de Lima, el nevado Alpamayo, con sus 5,947 metros de altura, es uno de los más imponentes picos nevados de la Cordillera Blanca (Áncash), destino ideal visitado por los amantes del alpinismo y del turismo de montaña y aventura.

Siete días de caminata es suficiente para llegar al paso Caracara y al campamento base Alpamayo, y quedarse maravillas con una de las mejores vistas del pico nevado y presenciar uno de los atardeceres más impresionantes del Perú.

El Huayhuash, el secreto mejor guardado de Perú

Muy cerca de la famosa Cordillera Blanca y con solo 28 kilómetros de ancho, la cordillera de Huayhuash, la más remota de los Andes peruanos, posee los picos nevados más altos del Perú (más de 6,000 msnm)

Desde el inicio las montañas de la cordillera Huayhuash parecen impenetrables, pero recorrer sus deslumbrantes senderos te conducirán a un circuito lleno de excelentes paisajes nevados, flora y fauna únicas. No olvides llevar una buena cámara fotográfica y batería suficiente para el viaje.

Ausangate, circuito al Valle Sagrado Sur

Al sur del Cusco se encuentra el nevado Ausangate (6,384 msnm), la montaña más alta del sur del Perú. Este apu andino protege al Valle Sagrado desde tiempo inmemoriables. En la actualidad, las comunidades locales y visitantes del Perú continúan peregrinando a la montaña para llevar ofrendas para lograr una buena cosecha, salud y prosperidad.

Pero llegar al pico nevado sagrado no es sencillo. Atravesar las mesetas, abras y pendientes de creciente altitud contemplando los lagos turquesas y glaciares te brindarán una aventura que se verá coronada al llegar hasta el imponente Ausangate y tener la oportunidad de recobrar energías en las aguas termales.

Islas de los Uros, una comunidad familiar en Puno

Esta famosa comunidad que vive en islas flotantes de los uros, en el lago Titicaca, han logrado crear estas islas con las totoras, que crecen en abundancia en las riberas del lago más alto del mundo.

Los Uros trabajan con la totora desde tiempos inmemoriales y las utilizan además para construir barcos y artesanías locales que venden a los turistas junto con los coloridos y diseños textiles.

Pacaya-Samiria, explorando la verdadera Amazonía

Una de las mejores maneras conocer la Selva peruana es recorrer el río Amazonas, el más caudaloso del mundo, a bordo de una embarcación fluvial y visitar la Reserva Nacional Pacaya-Samiria.
Esta reserva de la selva amazónica posee una red de ríos que invitan a observar la singular vida silvestre desde la comodidad de la cubierta del barco. El recorrido contempla excursiones diarias diseñadas para descubrir a los habitantes más tímidos de la Amazonía: perezosos de tres dedos, monos araña, tortugas gigantes de Sudamérica, pirañas, tigrillos, guacamayos, e incluso existe la posibilidad de avistar y nadar cerca de un delfín rosado.

Share this post

Déjanos un Comentario