Seguridad en CRUZ DEL SUR: Conductores preparados y en óptimas condiciones

Seguridad en CRUZ DEL SUR: Conductores preparados y en óptimas condiciones

Sin duda, la tecnología y el estado mecánico de un bus de pasajeros son esenciales para disfrutar plenamente de un viaje interprovincial, con la mente puesta totalmente en la experiencia y no en el miedo a sufrir un accidente. No obstante, ¿qué sería de un excelente bus sin un experto al volante con todos sus sentidos fijos sobre el camino?

Pocas empresas top del rubro de transporte ponen tanto énfasis en las condiciones físicas, mentales e incluso sociales de sus conductores como lo hace CRUZ DEL SUR. Por más de 20 años, esta compañía ha desarrollado prácticas y controles exigentes que garantizan no solo la pericia del piloto, sino su buen estado de salud (físico, anímico y social). Estas buenas prácticas se han fortalecido con la valiosa experiencia en el servicio a clientes del sector minero.

El ingeniero Luis Chira, responsable de la Gerencia de Prevención de Riesgos, sostiene que “el éxito radica en que el compromiso con el bienestar de los pilotos viene desde la Alta Dirección, lo cual se ve reflejado en la reciente obtención del ISO 39001, en materia de gestión de la seguridad vial”. El resultado de este trabajo es un conjunto de expertos al volante, como Miguel Enrique Cama Cruz, quien afirma “yo ya no soy chofer, soy un piloto profesional de CRUZ DEL SUR”.

AMBIENTES Y PROGRAMAS ESPECIALES

Desde lo más elemental, como dormitorios especialmente acondicionados para un sueño de calidad, casi 100 camas y un gimnasio, CRUZ DEL SUR presta atención a cada detalle que pueda afectar física, social o anímicamente a quienes tienen en sus manos las valiosas vidas de sus pasajeros. Sin embargo, las atenciones a sus más de 600 conductores van más allá.

La gestión de Prevención de Riesgos incluye programas específicos destinados a orientar y monitorear a los conductores de CRUZ DEL SUR. Uno de ellos es el Programa de Control de Fatiga y Somnolencia, cuyo fin es garantizar que cada piloto conduzca sin el más mínimo indicio de sueño o malestar. Para eso, por ejemplo, el área realiza visitas al domicilio del conductor, donde evalúa y sugiere correcciones en los espacios destinados al sueño.

No obstante, estas visitas le dan también a CRUZ DEL SUR la oportunidad de conocer a los familiares del piloto y que ellos, a su vez, conozcan más a fondo el trabajo del padre de familia. De este modo, es posible transmitir las exigencias del trabajo que un piloto profesional realiza e involucrar a todo el hogar en el cumplimiento de sus objetivos.

CONTROL EXHAUSTIVO PARA ROMPER MITOS

Entre otras medidas, el programa incluye un monitoreo permanente a cargo de especialistas en salud ocupacional a cargo del doctor Luis Paz. La salud de cada piloto es evaluada integralmente con énfasis en su perfil médico, así como en sus hábitos alimenticios y de sueño. “El participante está obligado a corregir posibles deficiencias en estos aspectos y su deseo de superación es reconocido con premiaciones en los que participa la familia del piloto y redunda en un mejor historial en CRUZ DEL SUR”, afirma Paz.

Detalle importante de tales controles es la estrecha coordinación que existe entre el área encargada de la alimentación, el área de personal y la de prevención de riesgos. Esto hace posible que el rol de servicio de un piloto de CRUZ DEL SUR sea coherente con las horas de sueño que necesita y esté en armonía con el tipo de alimentos que necesita. Por ejemplo: comidas secas para el sur – sierra (frío) y rehidratantes para el norte – costa (calor).

En paralelo, los pilotos tienen a su disposición un técnico fisioterapeuta, quien corrige posibles malas posturas o contracturas musculares producidas por la naturaleza de su trabajo. En suma, estos esfuerzos permiten a CRUZ DEL SUR “trabajar arduamente para romper con el mito del piloto de bus obeso”, señala el doctor Paz.

BIENESTAR INTEGRAL CASO POR CASO

Tan necesaria como la atención física, los pilotos de CRUZ DEL SUR reciben orientación psicológica en cuanto les haga falta para mantener un óptimo estado de ánimo. En tal sentido, las visitas realizadas hogar por hogar resultan de suma importancia, pues permiten conocer de primera mano si los pilotos están pasando por problemas familiares o económicos.

A la luz de lo observado en casa, CRUZ DEL SUR apoya al conductor ya sea a través de terapias o incluso mediante asesoramiento financiero, si fuera necesario. “Un piloto que viaja pensando en un problema familiar no se concentra al 100% mientas conduce, por eso nosotros lo ayudamos a solucionarlo”, indica el ingeniero Chira.

Así las cosas, CRUZ DEL SUR puede obtener de sus pilotos el máximo de su potencial a través de capacitaciones constantes, talleres y evaluaciones permanentes. El resultado no puede ser otro que una conducción profesional, altamente capacitada y enfocada plenamente en la ruta. Después de todo, un conductor sano y lleno de energía garantizan además de un viaje seguro, un trato y una atención de primera al pasajero.

Share this post

Déjanos un Comentario