Innovación 2020. El futuro de los viajes

Innovación 2020. El futuro de los viajes

Las compañías aéreas asignarán los asientos de forma inteligente al basarse en las preferencias y características del cliente que efectúe la reserva en el futuro, según el estudio ‘Innovación 2020. El futuro de los viajes’, realizado por Carlson Wagonlit Travel (CWT).

En un futuro cada vez más próximo, los viajeros estarán permanentemente conectados a los agentes y servicios desde la compra del viaje hasta después del mismo. Esto implicará que cualquier contratiempo que pueda surgir podrá ser resuelto en tiempo real o incluso prevenirse. Asimismo, los servicios serán más personalizados, ya que estarán dirigidos a un individuo concreto en cada etapa precisa de su viaje.

La línea entre el comercio tradicional, el comercio electrónico y el comercio móvil irá desapareciendo, de modo que el salto de una a otra plataforma se producirá sin problemas. Los viajeros entrarán en contacto con su consejero de viajes de la forma que lo deseen y precisen, pasando del teléfono, a la reserva on line y a la confirmación vía móvil sin problemas.

El consumo consciente será otro de los aspectos a considerar. Las empresas podrán optar por opciones respetuosas con el medio ambiente (vuelos con combustibles alternativos, trayectos en tren…). Y se abrirá paso la colaboración sistemática, con lo que los viajeros podrán ser acomodados automáticamente en función de sus preferencia o generando eficiencias (taxis compartidos, por ejemplo). Más allá de esto, la disponibilidad de los datos sociales y perfiles de usuario podrá dar lugar a felices coincidencias, poniendo en contacto a los viajeros con amigos y colegas que quizá desconocieran que se encontraban en la misma ciudad.

La tecnología afectará a muchos aspectos durante el propio viaje. La biotecnología será un elemento que transformará y simplificará los desplazamientos. Identificación biométrica y biotecnología se convertirá en algo común, sustituyendo contraseñas y pasaportes. Escáneres de retina, huellas dactilares o de venas de las manos sustituirán a las identificaciones por foto. La seguridad tenderá a hacerse “invisible” y será más ágil el paso por los controles.

Lee el Estudio “Innovación 2020. El futuro de los viajes” aquí

Share this post

Déjanos un Comentario