América Latina acoge a turistas de lujo en viajes exclusivos

América Latina acoge a turistas de lujo en viajes exclusivos

América Latina ha comenzado a acoger la industria de los viajes exclusivos ya no solo para atraer a los viajeros de otras regiones, sino para convencer a los suyos de que el lujo está en sus playas y ciudades. “El lujo es una experiencia”, dice convencida Carla Guerrero, representante de la oficina de turismo de Perú en México, en el International Luxury Travel Market Americas (ILTM), la tercera edición de la feria de viajes de lujo que se ha celebrado esta semana en Cancún. Los turistas han puesto la mirada en América y algunos destinos tradicionales han comenzado a ofrecer hoteles y servicios de exclusividad que antes no se conseguían allí.

El crecimiento económico de América Latina favorece al sector turístico como nunca antes. La riqueza de la región se concentra principalmente en Brasil y México (73%), el resto en Argentina, Colombia y Perú. “Colombia y Perú están creciendo pero son países pequeños, mientras que México y Brasil tienen como problema que sus economías no están creciendo al nivel que se esperaba”, señala el analista político mexicano, Javier Tello. Sin embargo, estos países concentran el mayor número de millonarios, el principal mercado de la industria turística de lujo. Según un estudio del banco UBS, en el último año la cifra de multimillonarios en América Latina aumentó un 37,8%, la mayoría de ellos en México y Brasil.

Ambos países registraron niveles históricos en recepción de turistas en el último año. México ha recibido en los últimos siete meses unos 16,2 millones de viajeros –un 20% más que en el mismo periodo del año pasado– y se ha convertido en el segundo destino turístico de toda América, según datos del Gobierno mexicano. Por su parte, Brasil vio crecer exponencialmente el flujo turístico en las ciudades donde se celebró la Copa del Mundo, el pasado mes de junio. En 30 días, el País recibió unos 3,4 millones de visitantes, la previsión de la cita mundial de futbol planteó la necesidad de que la infraestructura turística de lujo creciera un 25% en los últimos dos años.

La transformación de esta industria hacia una mejor comprensión de las experiencias ha hecho de América Latina una región idónea para comenzar los cambios. Algunas zonas que tradicionalmente no aparecen en el mapa de los destinos turísticos de lujo han evaluado su potencial y han comenzado a atraer a las fortunas. “Nosotros queremos posicionarnos no solamente como un destino clásico cultural de Machu Picchu, sino como un destino diverso y con un mosaico de actividades”, explica Carla Guerrero, de la oficina de turismo de Perú. Además de la tradicional oferta turística que Perú tiene, su Gobierno ha buscado impulsar en regiones cercanas a Lima, la capital, y en la Amazonía. Además, Perú ha añadido a su diversidad turística la oferta gastronómica de restaurantes premiados como Central y Astrid y Gastón, así como la feria Mistura que atrae a unos 600 mil visitantes para conocer la cocina peruana. “Se está convirtiendo en un polo que atrae a toda la oferta gastronómica de la región, vienen chefs de todas las partes del mundo y chefs peruanos que son muy reconocidos en Perú”.

Los empresarios turísticos perciben el crecimiento de la región y apuestan a ofrecer experiencias que antes sólo estaban disponibles en países de Europa, Asia y en Estados Unidos. “Hemos acertado en empezar a apostar en un turismo boutique y de lujo, en un momento en que México se ha empezado a sofisticar. Hemos ido a la par del País y por eso hemos tenido éxito”, explica Nacho Zuloaga, director comercial del Grupo Habita que posee 11 hoteles en México, cuatro de ellos en la capital, y uno en Estados Unidos. Turistas de Estados Unidos, Alemania, Francia y España acuden a su propiedad para buscar las experiencias de lujo latinoamericano.

Fuente: AM

Share this post

Déjanos un Comentario