Vacaciones en Tenerife: San Cristóbal de la Laguna

Vacaciones en Tenerife: San Cristóbal de la Laguna

Tenerife, la “isla de la eterna primavera”, es famosa por su clima perfecto durante todo el año y sus espectaculares playas bañadas por el océano Atlántico, que la convierten en un destino muy popular para vacaciones a orillas del mar. Pero quien viaja a esta isla del archipiélago Canario tiene posibilidades infinitas. No sólo las zonas más turísticas, como Playa de las Américas, sino también pequeños y tranquilos pueblos con encanto. No sólo playas equipadas y oferta de ocio, sino también impresionantes espacios naturales protegidos y paisajes del interior. No sólo mar y naturaleza, sino también ciudades, centros históricos y un patrimonio todo por descubrir.

Empezamos por San Cristóbal de la Laguna: la antigua capital Tenerife, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra en el noreste de la isla, junto a Santa Cruz de Tenerife, y es una de las etapas imprescindibles para quien visita la isla. Incluso para los viajeros que tienen como destino principal las playas y los atractivos del litoral, una excursión a La Laguna merece la pena, y no es la única excursión interesante. Si no amas quedarte todo el tiempo en el mismo lugar, para explorar la isla una de las mejores opciones es alojarse en un apartamento y alquilar un coche: Internet ofrece numerosas herramientas seguras (como son el sito de HouseTrip) para el alquiler de apartamentos de vacaciones.

Cuando llegues a San Cristóbal, descubrirás una ciudad cuyos orígenes se remontan a la época de la conquista de la isla por parte de los españoles, que la fundaron en el año 1497. En San Cristóbal de la Laguna se pueden identificar dos núcleos: el primer asentamiento, conocido como la Villa de Arriba, caracterizado por un trazado urbano no planificado, en torno a la Iglesia de la Concepción, y el segundo, la Villa de Abajo, que surgió a partir de 1500, y se considera como primer ejemplo de ciudad colonial no fortificada. Entonces, San Cristóbal de la Laguna se desarrolló como ciudad-territorio, delimitada por sus propias fronteras naturales, definiendo un nuevo modelo que posteriormente se exportó a las colonias de América.

Visitar San Cristóbal significa visitar una ciudad de atmósferas, con un gran patrimonio monumental e histórico, que sigue siendo una ciudad viva, gracias también a su universidad, que es la más antigua del archipiélago, fundada en 1742. ¿Una ciudad colonial? En un reportaje del País se define bien el espíritu de San Cristóbal de La Laguna, que es también el carácter del archipiélago canario: “colonial de tránsito, de puente, de mestizaje, de encuentro, de exilio, de acogida”. Pocas palabras que resumen la historia, la riqueza, el alma de estos lugares.

En cuanto a los monumentos más importantes, destacan la iglesia de la Concepción, que data del siglo XVI, la Catedral, el convento dominicano de Santa Catalina de Siena, de 1611, y varios palacios señoriales, que fueron construidos entre los siglos XVII y XVIII.

Share this post

Déjanos un Comentario