Panamá tras la pista de los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur

Panamá tras la pista de los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur
Síguenos en: | |

Hace 500 años el español Vasco Núñez de Balboa después de un difícil recorrido encontró el camino al Mar del Sur. Al ver la tranquilidad de sus aguas lo llamó el Océano Pacífico

En aquel histórico momento, el explorador y conquistador al servicio de la corona española caminó varios metros hasta que las aguas cubrieron sus rodillas y con la espada en la mano y en la otra el estandarte de la Virgen María, tomó posesión del Mar del Sur en nombre de los soberanos de Castilla.

Nada tiene que ver el panorama que observó el español con las costas actuales en las que se levanta la ciudad de Panamá, catalogada como una de las metrópolis más avanzadas de Latinoamérica gracias a su Centro Bancario Internacional, su arquitectura de vanguardia y una de las economías más importantes a nivel mundial con el PIB más alto de toda América Latina.

Con esa aventura de hace 500 del Océano Pacífico comenzaba una nueva etapa en la historia de un istmo que se proyectaría inicialmente hacia el resto del mundo a través de Portobelo, una de las poblaciones más importantes de América durante la época colonial y puerto por el que pasó la mayoría de las riquezas que España embarcó hacia Europa procedentes de la conquista de la actual América del Sur y que culmina en la consolidación del país como punto clave del comercio global gracias a su canal.

La Bahía de Portobelo fue descubierta por Cristóbal Colón en su cuarto viaje, el 2 de noviembre de 1502. Este lugar atrajo la atención de Colón por su ambiente natural y la inigualable belleza y seguridad que ofrecía. Por esta razón, la bautizó en su idioma italiano con el nombre de Porto Bello.

Sin embargo no fue sino hasta finales del siglo XVI, que los españoles la utilizaron como asentamiento poblacional. La ciudad de Portobelo fue fundada el 20 de marzo de 1597 por Francisco Velarde y Mercado, en reemplazo de la ciudad de Nombre de Dios, ya que éste se encontraba inhabilitado por razones climatológicas. El nombre original fue San Felipe de Portobelo en honor de Felipe II.

Para unir ambos océanos se construyó el Camino Real, con la vocación de ser el eje de tránsito transcontinental propuesto, por el gran plan estratégico del emperador Carlos V de construir ciudades, una en el Mar del Caribe y la otra en el Mar del Sur, para que por medio de vías de comunicación entre sí, fueran el eje de la conquista, la colonización, la europeización y posterior desarrollo económico y cultural hoy de la América española.

El gran triángulo estratégico ístmico formado por la ciudad Panamá, el Fuerte San Lorenzo del Chagres, y Portobelo posteriormente, aunado a las rutas de galeones del Atlántico Sur y Cartagena, y de Panamá a El Callao y Arica en Perú, dio vida a los más grandes acontecimientos comerciales de la época, las Ferias de Portobelo.

Hoy en día de aquellas historias solo quedan nombres y unas ruinas que reciben cada año a miles de viajeros ávidos de historia colonial de Panamá. Sus murallas esconden un el encanto de ser el primer puerto que la colonia española estableció a en las costas del Océano Pacífico.

La ruta del desarrollo. De este tránsito comercial que unía a Panamá, con Europa datan los inicios datan las primeras ideas de creación de un Canal Interoceánico, que llegaría a concretarse en el siglo XX.

Con el transcurrir de los siglos Panamá, se convirtió en un paso clave que propicio la construcción del ferrocarril interoceánico en 1855, propulsado por la famosa “Fiebre del Oro” de California, Estados Unidos. El istmo paso a ser la ruta predilecta para el traslado de miles de pasajeros de distintas partes del mundo en busca de su Dorado particular, además de la relación de varias rutas comerciales que llegaban de la Costa Este de los Estados Unidos y todas partes del Caribe y de las ciudades del sur del Pacífico americano..

Los franceses, a finales del siglo XIX inician una epopeya para construir un canal por Panamá lo que termina en un rotundo fracaso. Llegan los norteamericanos y el Canal de Panamá, es inaugurado en 1914. Terminan un sueño de cinco siglos. Panamá se consolida como un país de paso, unión, un destino de viajeros e intercambio comercial.

Por años esta importante vía ha sido testigo de los múltiples cambios que se han suscitado en el mundo, sirviendo para barcos de todas partes que transportan millones de toneladas de diversos productos que sirven a la humanidad en Panamá.

La Vía Interoceánica es uno de los sectores que más aporta al Productor Interno Bruto de Panamá, con un índice de 13.1%, es decir, que el estado panameño recibió en conceptos de ingresos del Canal de Panamá un aproximado a los mil millones de dólares en los últimos 10 años.

Se acerca entonces el quinto centenario de aquella fecha memorable, que para los historiadores marca un importante hito y que da inicio a la formación de la identidad geográfica del país y del convencimiento de ser una región diferente al resto del Nuevo Continente.

La Celebración del V Centenario vuelve a poner a Panamá, en la palestra mundial por medio de una seria de actividades que el Presidente de la República, Ricardo Martinelli, ha anunciado para conmemorar dicha fecha. Para tal efecto se ha conformado la Comisión del V Centenario, presidida por la Primera Dama de la República Marta Linares de Martinelli y con ayuda de diversas entidades, organizaciones cívicas y gremiales, a través de quienes se están realizando diversas actividades documentales, emisión de sellos postales y la acuñación de monedas conmemorativas a los 500 años del descubrimiento del Mar del Sur, entre otros.

“Tenemos que celebrarlo porque es un acontecimiento mundial, que verdaderamente cambio no sólo a Panamá, sino, al mundo”, resaltó Martinelli.

Como parte de la celebración de este acontecimiento, dos naves de la escuadra de entrenamiento de la fuerza marítima de autodefensa de Japón, visitaron aguas del pacifico de Panamá, donde participaron de las actividades dentro del marco de la conmemoración del quinto centenario del descubrimiento del Mar del Sur.

Ambos buques llegan a aguas panameñas luego de un recorrido por diversos países del mundo, con presencia de puertos en el Océano Pacifico, como parte del intercambio comercial que representó el descubrimiento de esta vía.

Las actividades que realizó la escuadra nipona en Panamá contó con la presencia de la Primera Dama de la República, miembros de la Comisión Nacional del V Centenario, representantes del Gobierno Nacional y estudiantes de la Universidad Marítima Internacional de Panamá.

La Ruta del Quetzal y el trayecto de Balboa. Cerca de 250 jóvenes estudiantes de diversos países del mundo, se dan cita en la llamada Ruta del Quetzal, un proyecto de educación e intercambio cultural de jóvenes encabezado por el famoso aventurero español Miguel de la Quadra-Salcedo, patrocinado por el rey Don Juan Carlos I, avalado por la Unión Europea, donde el cooperativismo, convivencia, educación cultural e historia es el eje principal de la expedición.

Para la edición 2013, estos viajeros recorren la ruta de Vasco Núñez de Balboa, caminando desde las entrañas del Darién, vía terrestre y marítima, sintiendo las vivencias que tuvo el extremo de jerez como se le conocía a Balboa.

Durante su recorrido estos jóvenes podrán conocer de cerca la historia de este descubrimiento, las pericias, glorias y derrotas que llevo descubridor a seguir su sueño por encontrar esta inmensa franja marítima del cual le habían hablados los indígenas.

La expedición Ruta del Quetzal 2013, también recorrerá parte de Panamá, Bélgica y España.

Consolidación económica y el efecto turismo. Para nadie es extraño que Panamá, se ha convertido desde hace muchos años en el país a visitar, su capital convertida en una Metrópolis no tiene nada que envidiarle a otra ciudad de América Latina, y porque no del “Mundo Entero”.

La gran afluencia de turista, sigue enmarcado al istmo como uno de los mejores de mercados para disfrutar de las diversas ofertas turísticas que el país ofrece, la evolución de la llamada “Industria Sin Chimeneas”, es palpable, más cuando el sector hotelero se consolida como uno de los más robustos de América Latina.

El turismo en Panamá aporta 10% PIB, esto beneficia directamente la creación de nuevos puestos de empleo en la nación centroamericana, con la entrada en construcción y funcionamiento del nuevo Centro de Convenciones lo que impactará de manera directa la economía local.

Según Ernesto Orillac, Viceministro de Turismo, el desarrollo del turismo en Panamá, se debe a la fuerte inversión que hace la empresa privada en conjunto con la ATP, “Gracias al trabajo mancomunado que se hace la empresa privada se están dando los resultados que ratifican a Panamá, como el Hub del turismo Latinoamericano”.

Agregó que, durante esta gestión se han superado grandes retos como que Iberia abriera una quinta frecuencia a Panamá, con una posible expansión a una séptima frecuencia, el más importante operador de turismo en España, el Corte Inglés, iniciará labores en el país, que la empresa aérea alemana Cóndor abriera una segunda frecuencia de vuelos al Istmo, que Air France tuviera la intensión de abrir una frecuencia, buscar turistas en todos los mercados emergentes de turistas y mantener negociaciones para que aerolíneas de Asia como China y Japan Ariways vuelen a Panamá.

Han transcurrido ya quinientos años, a Balboa, le falto mucha agua por recorrer en el territorio nacional, pero dejo el legado de ser la primera ciudad fundada en el Continente Americano, tener la primera iglesia católica en tierras latinas como Santa María La Antigua fundada en el Darién, y en la actualidad estar convertida en La Meca del Turismo Centroamericano.

Share this post

Déjanos un Comentario