Semana Santa en Ayacucho

Notiviajeros.com

Ayacucho, conocida también como Huamanga, es la capital de la Región Ayacucho, situada en la vertiente oriental de la
Cordillera de los Andes, a una altitud de 2.746 msnm. Se caracteriza por tener un clima agradable, templado y seco, con una temperatura promedio de 17.5 °C.

Ayacucho, tierra de grandes artesanos, tiene fama internacional por sus manifestaciones artísticas, motivo por el cual ofrece a sus visitantes impresionantes piezas como los cotizados retablos ayacuchanos, que son pequeños altares portátiles en los que se representan escenas de los Andes; las tablas de Sarhua, en las que se plasma el árbol genealógico de una familia; y las tallas en alabastro, material también conocido en la zona como “piedra de Huamanga
“.
Ayacucho es conocida como «La Ciudad de las 33 Iglesias», ya que posee más de treinta iglesias y templos coloniales; se dice incluso que existe prácticamente un templo en cada esquina de estilo renacentista, barroco y mestizo, con fachadas de piedra e interiores tallados en madera y cubiertos con láminas de metales preciosos. Además, se pueden apreciar majestuosas casonas coloniales, restos arqueológicos que revelan un pasado histórico, que la hacen de por sí una ciudad atractiva. Una buena oportunidad para visitar esta ciudad colonial es durante la Semana Santa, la más emotiva y espectacular del país.

Asimismo, se le da el título de «Muy Noble y Leal Ciudad» por su contribución a la causa de la corona española durante el periodo de las guerras civiles entre los conquistadores.

Celebrando la Semana Santa

La Semana Santa de Ayacucho es celebrada durante diez días, en los cuales la población y los turistas participan de las ceremonias religiosas y procesiones, así como en actividades culturales, artísticas, gastronómicas y comerciales.

Las celebraciones se inician el Viernes de Dolores, que es el viernes anterior al Domingo de Ramos. El Lunes Santo, sale la Procesión del Señor del Huerto y el Martes Santo, la Procesión del Señor de la Sentencia. El Miércoles Santo, sale la Procesión del Encuentro. La Plaza Mayor es el escenario donde se revive el encuentro de El Nazareno, patrono de Huamanga, con su madre. El Jueves Santo, se visita las 7 iglesias más importantes de la ciudad. El Viernes Santo sale la procesión del Señor del Santo Sepulcro. El Sábado de Gloria, es el día de festejo popular que comienza con el “Pascua Toro” o “Jala Toro”, costumbre tradicional en la que los toros son soltados de la Alameda de Huamanga rumbo a la Plaza de Armas. El Domingo de Resurrección, sale la Procesión del Cristo Resucitado poniendo punto final a la Semana Santa.

Principales Iglesias de Ayacucho:

La Catedral de la Ciudad de Ayacucho
Consagrada a la Virgen de las Nieves, la Catedral fue construida en el siglo XVII combinando elementos renacentistas y barrocos. De estilo mestizo, la catedral fue levantada sobre una plataforma utilizando piedras rojas y grises. Su exterior se caracteriza por su sobriedad, ésta contrasta con la riqueza y el pan de oro de sus diez retablos interiores. Son famosos el retablo de Nuestra Señora de Socos y el del Señor de Burgos ambos de mediados del siglo XVII.

Iglesia de San Cristóbal
Fue el primero en ser construido en la ciudad, data de 1540 y por esta razón ofició de catedral. La Iglesia de San Cristóbal se caracteriza por su sencillez, presenta una sola torre al lado sur, íntegramente hecha en piedra, un pequeño campanario y está coronada por una pequeña cruz, también de piedra.
Su única nave carece de ventanas y en el fondo destaca el altar hecho en adobe con un pequeño sagrario. El techo ha sido edificado con piedra y adobe.

Iglesia de Santo Domingo
Edificada entre los siglos XVI y XVII bajo la advocación de la Virgen del Rosario. En su fachada destaca la espadaña de tres arcos hacia el lado izquierdo, lugar donde eran colgados y castigados los herejes por la Santa Inquisición. En la única nave de la iglesia destaca el altar mayor, cubierto con pan de oro, decorado con vistosas imágenes y lienzos característicos del barroco churrigueresco. Durante las celebraciones de Semana Santa salen del templo en procesión las imágenes de El Señor del Santo Sepulcro y la de la Virgen Dolorosa, ambas figuras cuidadosamente logradas. En la esquina de su plazuela o atrio, se ha levantado una cruz de piedra, colocada en recuerdo del terremoto del 9 de octubre de 1640.

Iglesia y Convento de San Francisco de Asís
Construido en el siglo XVI, fue un intento de recrear el estilo grecorromano peninsular en los Andes. En el interior destaca el altar mayor formado por cuatro cuerpos de madera tallada y dorada identificado con churrigueresco. La campana de San Francisco es bien conocida por ser la campana más grande de todas las iglesias de la ciudad. El templo fue restaurado entre 1982-1983. En su interior se conserva un valiosa colección de lienzos coloniales de las escuelas cusqueña y ayacuchana, además de una biblioteca. El convento fue restaurado en 1898.

Iglesia de la Compañía de Jesús

Data del siglo XVII. Se caracteriza por su estilo barroco y sus dos torres simétricas de ladrillo decoradas con frisos de flores esculpidas. Dos columnas flanquean la puerta principal formando un arco que se quiebra sobre el frontón. La fachada ha sido edificada con piedra de color rosa y plomiza. Al ingresar a la nave, se observa el techo de bóveda reforzada por arcos fajones de cal y piedra, y cubierto con argamasa de cal y arena. Anexa a esta iglesia se encuentra la capilla de Nuestra Señora de Loreto, que alberga lienzos coloniales entre los que destaca el Sagrado Corazón de Bernardo Bitti.

Iglesia y Convento de Santa Clara
Fue construida en el siglo XVI y más tarde remodelada en el XVII, adquiriendo características renacentistas. En su exterior destaca su única torre de cal y piedra. La iglesia presenta una estructura muy distinta a la de otros templos ayacuchanos, ya que cuenta con dos cuerpos de vanos notoriamente bajos y con pilastras. En el interior destacan sus retablos, el mayor data de la segunda mitad del siglo XVII y el retablo dedicado a Jesús Nazareno patrón de Huamanga.

Iglesia y Monasterio de Santa Teresa
La construcción fue iniciada en 1683 por el padre Francisco de Maza. Al ingresar, destacan el altar mayor con la imagen de la Virgen del Carmen y el coro íntegramente tallado en madera decorado con incrustaciones de nácar y de perla. El monasterio mantiene su función de los años virreinales siendo el hogar de las monjas de claustro de la orden Carmelita.

Templo de La Merced
Construido en el siglo XVI, esta iglesia fue la segunda edificada en Ayacucho. Se caracteriza por el uso de elementos renacentistas. En el altar mayor, esculpido madera y cubierto con pan de oro, destaca la imagen de la Virgen de las Mercedes cuyos fieles mantienen ricamente adornada por preciosas alhajas y lujosos vestidos.

Iglesia de Santa Ana
Ubicado en la Plazoleta Santa Ana
Fue construido por los indios andamarcas en 1569. La fachada fue modificada al incluirse una portada de estilo barroco edificada por Juan Collana y Tomás Solier en 1748. La nave presenta bóveda de cañón corrido de cal y piedra de cantería y una cúpula en el crucero. El techo ha sido cubierto con tejas. En el interior se observan seis altares laterales sobre los cuales destaca el mayor que cuenta con un retablo que mezcla rasgos barrocos con platerescos. La mesa y el tabernáculo han sido cuidadosamente repujados en plata. Culmina la decoración interior, el pequeño púlpito tallado en madera y dorado aderezado con motivos de carácter indígena.

Capilla de Chinquinquirá
Atravesando el zaguán de una casa se llega a esta capilla del siglo XIX, de estilo mestizo. La nave presenta una planta rectangular y un vano de ingreso de arco de medio punto. En el interior destacan los lienzos colgados en los muros y el altar mayor dedicado a la Virgen del Rosario de Chiquinquirá. Históricamente esta capilla es sumamente importante pues hasta allí fueron trasladados los restos de María Parado de Bellido luego de su fusilamiento.

Share this post

Déjanos un Comentario