Las Lomas de Lachay

Notiviajeros.com

Los cerros de arena gris y triste que rodean ambos lados de la Panamericana Norte cambian drásticamente a medida que uno se aproxima a la Reserva Nacional de Lomas de Lachay. Cincuenta kilómetros antes ya se aprecian coloraciones verdes sobre las lomas de Ancón. En el kilómetro 105, un cartel anuncia que, tras un desvío de unos 15 minutos por una trocha, llegaremos a nuestro destino. Los extremos del camino están cubiertos por malvas rosas, celestes y violetas.

Luis Nizama Paredes, uno de los cinco guardaparques de la reserva, nos explica que la neblina de invierno que únicamente ingresa a las lomas entre junio a noviembre es la que permite que las plantas nativas del lugar– como la tara, el palillo y el mito o papaya silvestre– reverdezcan. Así, junto a flores y hierbas, se forma un manto verde que cubre 5.070 hectáreas de la reserva. Este escenario cobija a más de 60 especies de animales, entre las que destacan las aves. También es posible avistar lagartijas, insectos y zorros costeños. Además, se pretende repoblar la reserva con venados.

Aún le quedan algunas semanas para visitar Lachay en todo su esplendor. Luego, la vegetación empezará a secarse y la vida que alberga se irá con ella hasta el próximo año.

Este destino es ideal para visitar en familia, pues los senderos en la reserva son de acceso fácil para niños y hasta para los adultos mayores.

Share this post

Déjanos un Comentario