Hoteles Boutique en Cusco, Perú

Hoteles Boutique en Cusco, Perú

Los hoteles boutique se definen por ubicarse en casas históricas y difundir una propuesta singular, ya sea artística o cultural. Dos propuestas en el Cusco lo demuestran.

Es un hotel que tiene de taller, de museo y de sala de exposición de arte contemporáneo. El Andean Wings quiere posicionarse como un lugar de estadía creativa donde se ve y respira arte, según Fernando Amprimo, chef y gerente financiero.

“Nosotros ofrecemos una experiencia”, asegura en el mismo patio en que cuatro veces al año se organizan ‘art nights’, donde se unen gastronomía, música, pintura, modelaje, ‘happenings’ y hasta el arte textil andino, como el de Quispicanchi. Y donde, además, se pueden vender cuadros y objetos para coleccionistas que se cuelgan en todas sus paredes que son cambiadas cada seis meses (la última venta fue un cuadro de David Hewson a US$3.500).

En el Andean Wings, cada habitación tiene distintos colores, texturas de paredes, diseño de cubrecamas, lámparas y antigüedades colgadas, que el huésped puede escoger por Internet. “Y, sobre todo, en un hotel así, el servicio debe ser personalizado, con pocas habitaciones, de 2 a 45”, enfatiza Amprimo y agrega: “Aquí llamamos a todos por su nombre o apellido, buscamos que la gente se conozca, que hagan amigos, que se generen empatías; por ejemplo, al que regresa ya sabemos qué jugo le gusta, a qué hora toma el desayuno, tenemos una estadística con sus aficiones.

Las propuestas artísticas y sociales van unidas. En octubre, por ejemplo, llegará la asociación Paint a Future, que va a lugares donde hay mucha pobreza y, con cartulinas y colores, buscan a los niños y les dicen: “Píntame tu sueño”. Luego se llevan los dibujos y se los dan a artistas conocidos para que los replanteen a su estilo. “Luego subastan esas obras de arte ey con ese dinero logran cumplir los sueños de esos niños. Los artistas lo hacen gratis. Por eso, van a venir como once artistas al Cusco, pintarán acá en el hotel y la gente va a poder ver cómo lo hacen”, añade Fernando Amprimo.

UN HOTEL BOTICA
Clínica, casa de pradera y Edén. Eso es la Casona de San Jerónimo. Su dueño, el antropólogo cusqueño Theo Paredes, quiere convertirlo en un centro de sanación y creación. El hospedaje ocupa una famosa hacienda, propiedad de su familia desde hace más de 100 años, a 15 minutos del centro del Cusco.

Lo primero que llama la atención es lo que tiene dentro, donde domina su arquitectura colonial: una especie de jardín de las delicias. “Desde la época inca este sitio fue muy apreciado en San Jerónimo. Tiene microclimas. Por eso, en nuestro jardín tenemos frutos como peros, ciruelos, cerezos, tunales, duraznos, que en la altura del centro del Cusco no se dan. Luego las flores; plantas aromáticas como romero, cedrón, hierba buena. Entonces el hecho de contar con un microclima hacía que mucha gente viniese a curarse. Por eso, este hotel es una boutique para la sanación integral”.

Y es verdad, para quien ha dormido aquí, la energía de este jardín, que rodea las habitaciones, es única: “En el Cusco solo hay un hotel más que tiene jardín interior, pero sales de la vereda y te ordenan volver. En cambio, en esta casa puedes venir, sentarte en el jardín, caminar, echarte, disfrutarlo, es tu parque. Y con sus plantas, puedes sanarte”.

Amigo del sabio científico Fernando Cabieses, Theo realizó estudios exhaustivos en medicina ancestral, en Alemania y Estados Unidos, donde hizo doctorados. “En la cosmovisión andina todo estaba integrado, se decía que si uno no está bien con uno mismo, bien con la sociedad en que vive y bien con la naturaleza se rompe el equilibrio y la enfermedad se manifiesta”. Por eso, hace 12 años, fundó en esta casa un centro de curación e investigación con plantas y después decidió convertirla en un hotel boutique para los interesados en la naturaleza, la meditación, la medicina alternativa y en conocer gente que tenga los mismos intereses.

MÁS INFORMACIÓN
Andean Wings. www.andeanwingshotel.es

Casona de San Jerónimo. www.casonasanjeronimo.com Tf: (084) 27-8105.
Por: Miguel Ángel Cárdenas – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario