Puno, Islas de altura para contemplar

Notiviajeros.com
El gran Lago Titicaca tiene escondidos variados parajes sobre sus aguas: una isla privada que tiene todas las comodidades, otras que esperan al visitante para ofrecerle su casa, unas hechas a mano y otras más lejanas del lado de Bolivia que tienen preciosas playas.

Un mágico recorrido por las islas del inmenso lago Titicaca nos hace darnos cuenta, una vez más, de que cada sitio tiene lo suyo. Descubra parajes particulares y únicos sobre un paraíso lacustre llamado Titicaca.

SUASI: PARAÍSO PRIVADO
Suasi es una preciosidad; es un pedacito de tierra rodeado de aguas turquesas y poblado por flores multicolores, queñuales, patos, vizcachas, cormoranes, ranas y vicuñas; es un secreto bien guardado que ofrece abundantes dosis del más placentero silencio, la más reconfortante soledad, el más puro y bienvenido descanso; es el lugar perfecto para disfrutar de ese sabio invento italiano, el arte del “dolce far niente”.

Hay mucho por hacer, claro, si lo prefiere. La maravilla de Suasi, además de su espectacular atmósfera y naturaleza, es que la isla es suya y nada más que suya durante su estancia. Y de los otros huéspedes, claro. Y del personal del hotel. Pero ahí paramos de contar.

Lo único que hay en Suasi es el hotel Casa Andina Private Collection, que no podía ser más perfecto para el entorno. Extremadamente acogedor, cálido y amable, este refugio es más que perfecto para la luna de miel, el descanso en solitario, un relajado fin de semana con amigos o una apacible aventura familiar.

Como la isla es pequeña y no hay en ella más gente que la vinculada al hotel, usted o sus hijos pueden recorrerla sin problemas, de un extremo a otro, sin perderse, sin alejarse mucho, sin peligros. O seguir al afable guía en el recorrido de su preferencia: pasear en bote, subir colinas, espiar la puesta de sol, contar estrellas… O pasar la tarde en la cómoda biblioteca generosa en títulos atractivos. O visitar el minimuseo local. También puede ir a un extremo de la isla a esperar el espectacular amanecer. O puede servirse un vinito en el bar autoservicio de consumo libre. O disfrutar de alguna de las tres deliciosas comidas que se sirven a diario. O, simplemente, tirarse en la hamaca, bajo el delicioso sol de la puna, a contemplar los colores de un lago que desde ningún otro rincón luce tan majestuoso como desde Suasi.

UROS: HECHOS A MANO
Las islas flotantes de los uros, obra del hombre y no de la naturaleza, son las más populares del Titicaca, están muy cerca de Puno y casi no hay turista que no las visite. Sus habitantes tienen un programa breve y bien definido: las señoras de polleras multicolores lo reciben al desembarcar y un caballero le cuenta, con ayuda de un divertido modelo a escala, cómo fueron construidas estas islas, utilizando la totora que abunda en la superficie del lago. Luego lo invitan a visitar sus casas, a indagar sobre su estilo de vida y, si lo desea, a navegar en algún barquito de totora. Uros es una parada previa en muchos de los tours a otras de las islas como Taquile o Amantaní, pero si lo prefiere puede tomar el ferry y visitarla de forma independiente.


Por: Mónica Villalobos – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario