Huánuco Pampa, bajo el cielo azul

Todos hemos escuchado en clases de historia aquel relato que decía que el imperio Inca estaba dividido en cuatro suyos. Uno de ellos era el Chinchaysuyo, cuya capital se encontraba a 150 km de lo que hoy es la ciudad de Huánuco. Este gran centro administrativo, desarrollado en un área de 2.500 m2 y ubicado a una altura sobre los 3.800 m.s.n.m., se llamaba Huánuco Pampa.

INICIO DE LA AVENTURA

Para llegar, puede optar por un vuelo Lima-Huánuco a través de LC Busre (es la única línea aérea disponible). Esto le tomará poco más de una hora. Si va por tierra, debe tomar el bus desde Lima hasta el pueblo de La Unión, provincia de Dos de Mayo, en un recorrido de casi 9 horas. Una vez allí, la idea es contratar una movilidad que luego de 40 minutos lo deje en el puesto de control donde los integrantes de la comunidad campesina de Aguamiro lo guiarán por el gran centro administrativo inca.

Otra opción es contratar a una agencia de turismo para el paquete completo. Una de ellas es Mya Tours que dirige Yesmí Trujillo, gran conocedora de este lugar que se habría comenzado a construir en 1460. La gerenta de ventas también es autora del documental sobre Huánuco llamado “Descubriendo nuestro pasado yarowilca”.

El paseo puede hacerse en un día, pero si gusta quedarse a pasar una noche, una alternativa es el hostal Picaflor que cuenta con las comodidades básicas.

¿POR QUÉ VISITARLA?
Esta ciudad inca fue planificada teniendo presente el criterio de orden y carácter sociourbano. Por ello, Huánuco Pampa no solo es considerada un centro administrativo, sino también de producción (especialmente textil) y de almacenamiento de gran capacidad. Se calcula que en este lugar pudieron alojarse unas 15 mil personas y el cronista Pedro Cieza de León habla de hasta 30 mil.

En los alrededores se construyeron los barrios con sectores destinados para la administración pública y religiosa, centros productivos, núcleos residenciales y ceremoniales, canales de agua y otros servicios. Asimismo, se planificó la construcción de los principales caminos en dirección norte sur cruzando diagonalmente la plaza principal.

Es también impresionante la perfección del encuentro de las piedras en los muros, la portada con los dos felinos labrados sobre el dintel de piedra, las kallankas: grandes salas donde se realizaban actividades auspiciadas por el Estado, relacionadas con el uso del viento y la temperatura en la construcción de sus colcas, para que estas funcionaran como recintos refrigerantes y pudieran conservar grandes cantidades de maíz y tubérculos.

Por su parte, Luis Yupanqui, viajero empedernido, tuvo la oportunidad de conversar con el arqueólogo de sitio, José Luis Pino Matos. Este refiere que aún hay muchos espacios que están en peligro de desmoronamiento, pero que lamentablemente no hay apoyo de las autoridades para hacerle frente a estos daños.

MÁS INFORMACIÓN
Mya Tours. mail: myatorshco@yahoo.com. Tf: 96260-4331/96271-8106
Hostal Picaflor. Jr. Porvenir 517, La Unión (062) 510222

Luis Yupanqui – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario