Ubicado en el Puerto 25 de Zarumilla, a media hora de la plaza principal de Tumbes, esta área constituye la última porción de manglar del Pacífico Sur, la cual se inicia en Centroamérica, y en la que encontrará 2.972 hectáreas de bosque de mangle, así como bancos de arena e islas en las cuales se puede acampar y gozar de los diversos atractivos que nos ofrece esta zona natural.

Al llegar a la reserva, se embarcará en una canoa con guía que lo irá internando por un bosque en donde llamarán su atención los imponentes manglares de más de cuarenta metros de altura cuyas raíces forman gigantescas telarañas nacidas del encuentro de las aguas saladas de mar con las dulces de río.

Cabe destacar que en esta zona se encuentran cuatro variedades de mangle: el rojo, colorado, negro y blanco, los cuales pueblan este santuario en el que también conviven doscientas especies de aves, ciento cinco de peces, treinta y cuatro de crustáceos y veinticuatro de moluscos. Mención aparte merecen los cangrejos rojos –conocidos en el lugar como arañas rojas– los cuales habitan en toda la ribera, en donde conviven con aves locales y migratorias, como el cormorán neotropical, el ibis blanco americano, el guaco manglero, el zarapito trinador, la garza azul, entre otros ejemplares que irá observando a medida que se vaya internando en esta imponente reserva natural.

Entre los mamíferos que pueblan la zona, se encuentra el mapache o perrito conchero, conocido así por alimentarse de las conchas negras que crecen bajo los mangles, así como otros animales en peligro de extinción como la nutria, el oso hormiguero, el cocodrilo de Tumbes y otras especies.

PARADAS DEL RECORRIDO
Como parte del recorrido, hará una parada para pasearse por los cincuenta metros del Sendero Interpretativo del Santuario Nacional Manglares de Tumbes, en el cual tendrá ocasión de internarse en el corazón de un bosque de estas plantas para observar de cerca sus enmarañadas ramas y neumatóforos (raíces), así como apreciar a diversos animales e insectos en su hábitat natural.

Si escoge un plan ‘full day’ o decide acampar en la zona tendrá oportunidad de conocer la isla Matapalo y su laguna interior, así como la playa Punta Capones (la última de nuestro litoral) y la isla Tordera, en donde encontrará bandadas de diversas aves que son el deleite de los ‘birdwatchers’ que llegan desde diferentes partes del Perú y el mundo para apreciarlas. Durante el paseo también podrá gozar de los beneficios del fango de los islotes, que es reconocido por sus propiedades medicinales.

UNA COMUNIDAD PROTECTORA
Situados al suroeste del santuario, los pobladores de la comunidad El Bendito son los encargados de velar por el cuidado de este importante ecosistema, con técnicas ancestrales heredadas de los antiguos tallanes. Ellos viven de la pesca artesanal y de la recolección de mariscos.

Es por este motivo que cerca de esta zona se encuentran áreas de manglares cercadas con redes, conocidas como corrales de engorde de las conchas negras, lugar en donde los lugareños ofrecen demostraciones de la manera cómo las extraen para su posterior consumo en platos como el popular cebiche de conchas negras.

Uno de los principales atractivos cercanos a esta comunidad es la desolada pero hermosa playa El Bendito, que es considerada como una de las más hermosas de nuestro litoral, debido a sus hermosos paisaje, a la cual podrá llegar recorriendo un canal, por cuya bahía observará los populares criaderos de langostinos.

Allá vamos
Cómo llegar: El santuario se encuentra en el Puerto 25 (Zarumilla). En el km 1.260 de la Panamericana Norte tiene que coger la carretera El Algarrobo y a 9 km hallará la entrada. Si va por su cuenta le costará S/.10 la entrada y S/.50 el paseo en bote.

Tours: Biósfera Tours ofrece paquetes que lo recogen desde su hotel en Máncora o Tumbes. 99429-3685. web: www.biosferatours.com. mail: reservas@biosferatours.com

Precios: El tour básico dura seis horas y cuesta S/.100. Incluye recojo del hotel, entrada, paseo en bote, guía y snack.


Por: Raúl Alarcón – Vamos!

No Comments