Nuevas áreas de conservación regional

El camino hacia la designación de la zona Ampiyacu-Apayacu, en las provincias de Maynas y Ramón Castilla, en Loreto, como área de conservación regional (ACR) ha sido largo e intenso. Se inició en 1998, cuando la población de la zona, compuesta principalmente por boras, huitotos y ocaínas, dio la voz de alerta sobre la conservación de sus bosques ante el ingreso a la zona de una compañía minera.

A partir de 1998, refiere el antropólogo Richard Smith, director ejecutivo del Instituto del Bien Común (IBC), empezó la labor por preservar esta área. Según el Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp), que nombró a la zona como ACR en diciembre del 2010, se trata de una de las áreas más biodiversas en especies de plantas del mundo: alberga 1.500 tipos de plantas. Además, en dicho ecosistema habitan 207 especies de peces, 64 de anfibios, 40 de reptiles, 362 de aves y 60 de mamíferos.

Otra característica importante de esta nueva ACR radica en que las partes altas de la cuenca del Ampiyacu y Apayacu son fuente de agua permanente para mantener el hábitat de la fauna acuática, que constituye la fuente principal de recursos alimenticios para las 16 comunidades nativas asentadas en estas cuencas, sostiene el Sernanp.

TURISMO VIVENCIAL
Tras 12 años de gestiones, Ampiyacu-Apayacu logró la denominación como ACR hace dos meses. La semana pasada, Richard Smith, quien visita la zona desde hace 30 años, pudo llegar a esta junto a un funcionario del Sernanp para dar a conocer formalmente a la población el logro obtenido, que les permitirá trabajar de manera coordinada con el Gobierno Regional de Loreto en la protección del lugar.

Si bien el turismo en la zona es incipiente, Smith asegura que esta actividad tiene un enorme potencial. Los boras y huitotos realizan ferias de venta de las artesanías que realizan con fibra de chambira (palmera) cuando los turistas arriban a sus comunidades. Por lo general, los viajeros paran en los pueblos que se asientan en las orillas del Ampiyacu, pues la navegación de este río forma parte de los tours en cruceros que se realizan durante varios días por el Amazonas.

Otra actividad diseñada para los ocasionales turistas es la visita a las malocas (casas comunitarias) de algunos pueblos, para observar allí los diversos ritos que realizan en torno a su cosmovisión y forma de vida.

MÁS INFORMACIÓN

Para saber más sobre Ampiyacu-Apayacu contáctese con el Instituto del Bien Común
Página web: www.ibcperu.org
Telf.: 440-0006.

PARA TENER EN CUENTA
El área de conservación regional Ampiyacu-Apayacu tiene más de 433 mil hectáreas, pero los tours a la zona se dan principalmente hacia el río Ampiyacu, donde se realizan la observación de aves y visitas a las comunidades boras y huitotos. Desde Iquitos, toma unas cuatro horas llegar a Ampiyacu si se va en una lancha con motor fuera de borda. La otra opción son los barcos turísticos, a los que comúnmente se los llama cruceros. Puede tomar entre 12 a 48 horas llegar a Ampiyacu.

Para saber más sobre estos tours visite www.amazonrex.com en la que se ofrecen cruceros de siete días y seis noches por el trapecio amazónico. Otra opción se encuentra en www.go2inkas.com
Por: Nora Peralta Liñán – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario