Febrero sin rutas al aire libre

Carlos Zúñiga Delgado. El Director Regional de Comercio Exterior y Turismo del Cusco explica cómo es la situación actual de los caminos del inca y otras alternativas en aventura.

¿Desde cuándo se cierran los Caminos del Inca para esta temporada?
Los Caminos del Inca estarán cerrados todo el mes de febrero para su mantenimiento como cada año, por norma. Esto se debe a que febrero es temporada de lluvias y los flujos bajan en esa época. Mientras están cerrados se aprovecha para limpiar las rutas, lugares de campamento y puentes; además hay zonas que se aseguran, ya que por el trajín pueden estar desestabilizándose (normalmente las zonas de riesgo son las altas). Es básicamente un trabajo de mantenimiento técnico.

¿Se ha presentado algún episodio de riesgo?
Hemos tenido dos pequeños deslizamientos en la zona de Wiñay Wayna, que está en el sector de ingreso a la ciudadela. Estos deslizamientos menores han sido inmediatamente atendidos por los responsables del manejo del Santuario Histórico de Machu Picchu, por personal del SERNANP (Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado) y del parque arqueológico; ellos vienen trabajando en aspectos de limpieza permanentemente. Sin embargo, siempre se está en alerta sobre cualquier riesgo que se pudiera observar en la ruta.

¿Qué ocurre con las empresas informales que intentan vender este servicio a los turistas?
Hay empresas de diferentes calidades. Sin embargo, el regulador de la entrada al área de Caminos del Inca es el SERNANP, que emite notas y comunicados sobre el estado de la ruta, notas que son promovidas por la Dirección Nacional de Turismo. Los ingresos, por lo tanto, están controlados cuando hay un estado como el que tenemos previsto para esta temporada. Es un estado de alerta, pero esto no tiene porqué alarmar al turista o a la población.

Las inundaciones del año pasado evidenciaron muchas carencias en cuanto a la prevención de riesgos en la región. ¿Qué medidas se están tomando este año?
El clima ha variado bastante. El SENAMHI no da alertas todavía de lluvias fuertes y hay que reconfirmar los datos de esa prospección. Por ello, vamos al lugar y verificamos en qué estado están las rutas, entre otras cosas. Esta es una tarea en conjunto realizada por una serie de organismos, ya que hay una red de seguridad turística nacional. Quienes mayor responsabilidad tienen son el SERNANP, Defensa Nacional, (que depende la región), Defensa Civil (que depende de la estructura nacional) y la DINCETUR, que somos nosotros.

¿Hay otras rutas al natural, fuera de los Caminos del Inca, que se puedan hacer en febrero?
Todas las rutas en esta temporada son rutas lluviosas. Están la de los nevados del Salkantay y el Ausangate, por ejemplo, que tampoco se usan. Los operadores ya saben que en época de lluvias las rutas de trekking no se pueden operar. Muchos de los empresarios usan este tiempo para hacer mantenimiento a sus equipos; es un protocolo de trabajo. Sin embargo, hay una oferta de turismo rural y vivencial en comunidades muy desarrollado, esa es una alternativa a las rutas.

¿Qué otras ofertas en turismo de aventura se ven afectadas?
También se han tomado las previsiones en cuanto al canotaje que se realiza en el río Urubamba. Se han cerrado las tres zonas de Cusipata, la zona de Huaran Huayabamba y la zona de Inkapintay, además de las zonas de riesgo en el río Apurímac y en el río Pilcopata. No se cierran por alarmismo, sino por prevención de riesgo.
Visita: http://www.facebook.com/MachuPicchu100
Por: Nora Sugobono – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario