La Libertad en verano

La Libertad es mucho más que marinera, chalanes y caballos de paso. Es un departamento que goza de grandes olas, hermosos atardeceres, cómodos refugios frente al mar y sazón incomparable. Un pedazo del norte, a pocas horas de Lima, donde puede disfrutar de un verano inolvidable.

El punto de partida en esta aventura es la ciudad de Trujillo, donde lo esperan tentadoras propuestas de relajo, arqueológicas y gastronómicas.

CLÁSICO DEL NORTE
A solo 15 minutos del centro de Trujillo se encuentra Huanchaco. Un balneario donde además de tablistas encontrará tradicionales caballitos de totora, que por años fueron símbolo del norte y que hoy lo llevan a recorrer el mar de Grau de una forma auténtica. El costo del paseo es de S/.80 en promedio y usted puede negociar el precio con los pescadores que permanecen cerca a las balsas.

Huanchaco es también escenario de campeonatos deportivos y sede de diversas escuelas de surf, que instruyen a niños y adultos en esta práctica. La Posa, Sun Kella, El Elio, La Punta del Muelle y La Curva son las zonas más concurridas por los corredores de todo nivel.

Caminar por el malecón puede resultar anecdótico, pues sirve de palestra al arte popular trujillano y a la gastronomía marina. Lo recomendable es hacerlo en horas de la mañana o la tarde, pues como en cualquier ciudad portuaria siempre hay que desplazarse con mucho cuidado.

Si planea pernoctar en la ciudad de la eterna primavera, una buena alternativa es el hotel Libertador Trujillo, ubicado en la Plaza de Armas, que cuenta con 79 habitaciones, restaurante, bar, gimnasio, piscina y jacuzzi.

MECA DEL SURF
Avanzando 72 km al norte de Trujillo nos encontraremos con Chicama. Este paraíso, que cuenta con la ola izquierda más grande del mundo, según los conocedores, lo espera para que sea parte de los espectaculares tubulares y se relaje debido a que tiene baja concurrencia de visitantes.

Aquí el confort lo encontrará en el Chicama Surf Hotel & Spa, situado en el Puerto Malabrigo. Este lugar ofrece 20 habitaciones estándar con vista al mar o a un hermoso jardín.

Además tiene un spa con dos jacuzzis, piscina, comedor con capacidad para 60 personas y actividades en los alrededores, como caminatas por la playa El Milagro o introducción al mundo del caballo de paso.

TESORO ESCONDIDO
Otra opción cargada de aventura es Puémape, un poblado solitario e ideal para los surfistas, situado a 40 minutos de Chicama. Su oleaje, famoso por su perfección y velocidad lo convierten en el favorito de muchos que llegan durante todo el año hasta este rincón norteño.

Un buen hospedaje para quedarse es el Puémape Lodge, que además de habitaciones y búngalos ha remodelado y acondicionado un vagón de tren para descansar frente al océano.

Sin duda esta caleta escondida nació para los amantes de los deportes. Aquí se puede caminar, correr y montar a caballo a orillas del mar. Además sus buenas olas y el viento son ideales para surfear y practicar windsurf.

CON AIRE FAMILIAR
Ciertamente, una de las mejores vistas del atardecer en el norte está en Pacasmayo. Este antiguo puerto pesquero, caracterizado por sus olas de tres metros de altura, olor a tradición y sabor a familia, acoge a decenas de extranjeros que llegan buscando tubos perfectos y que terminan cayendo a los pies de la suculenta sazón de las mujeres del pueblo.

En pleno malecón se ubica el hotel La Estación de Pacasmayo, que encandila con su arquitectura republicana recuperada para hospedar a los viajeros. Esta casona posee 31 habitaciones, entre dobles, matrimoniales y suites, se considera un imperdible en el circuito.

Otra alternativa es El Faro Adventure Resort, que está a pocos metros del mejor sector para tablistas. El hotel está rodeado de árboles y la vista desde esta parada es impresionante, ya que las olas revientan justamente en el frontis.

En San Pedro de Lloc, capital de Pacasmayo, se halla el Casa de Campo Lodge, una casona restaurada que brinda seis suites, restaurante y una cálida atención. Este alojamiento propone diversas actividades como caminatas al bosque natural El Cañoncillo, que está formado por bosques secos y enormes algarrobos.

RUTA ARQUEOLÓGICA
Y si bien La Libertad ostenta preciosas playas, aquí no todo es arena y mar. Desde cualesquiera de los puntos citados puede visitar diversos complejos arqueológicos y museos que lo acercarán a las civilizaciones Moche y Chimú.

La ciudad de barro más grande de la América prehispánica, Chan Chan, es uno de los lugares que no puede perderse. En esta, la capital de los chimúes, se mantienen intactas las figuras y los seres mitológicos representados en sus muros.

Las huacas del Sol y de la Luna, son también parte de este circuito. Allí tendrá la oportunidad de conocer el funcionamiento del centro político administrativo y el centro ceremonial de la cultura Moche. Finalmente, otro sitio arqueológico que no debe dejar de visitar es el complejo El Brujo, ubicado en el Valle de Chicama.

En este sector podrá reconocer la perfección de las construcciones y los diseños que los moches dejaron impregnados sobre las huacas Prieta, El Brujo y Cao Viejo. Inclusive podrá recorrer el museo de sitio que resguarda el contexto funerario y el cuerpo tatuado de la misteriosa Señora de Cao.

La mayoría de hoteles pueden ayudarlo a realizar estas rutas.

COCINA LIBERTEÑA
La buena fama gastronómica del norte es indudable. Sus platos emblemáticos, como el cabrito con frejoles, el shambar (sopa con frejoles, habas y trigo que suele servirse los lunes en las mesas trujillanas) o el tradicional pepián de pava, conquistarán los paladares más exigentes. Su estadía no estará completa si no prueba estas delicias, fruto de sus fértiles campos y riqueza marina.

Desde que el ‘boom’ gastronómico se desató en el país, hoteles de todo el departamento desarrollaron cartas con potajes tradicionales y fusionados. Y la lista de los restaurantes que ofrecen recetas novedosas con productos originarios es infinita.

Algunos locales en las afueras de la ciudad brindan, junto con la deliciosa comida, espectáculos de marinera y caballos de paso. No dude en preguntar por estos servicios desde su llegada.

Allá vamos
Hotel Libertador Trujillo: Jr. Independencia 485, Plaza de Armas de Trujillo. 518-6500 y (044) 232-741; www.libertador.com.pe

Chicama Surf: Puerto Malabrigo, La Libertad. (044) 576-206; www.chicamasurf.com

Puémape lodge: Carretera Panamericana Norte km 669, San Pedro de Lloc, Pacasmayo. (044) 949-525 500; www.puemapelodge.com

Hotel La Estación: Malecón Grau 69, Pacasmayo. (044) 521-888; www.hotellaestacion.com.pe

El Faro Adventure Resort: Panamericana Norte km 680, Pacasmayo. (044) 521-969; www.elfaropacasmayo.com

Casa de Campo Lodge
San Pedro de Lloc, (044) 784-820 / 948-596 652; www.casadecampolodge.com


Por: Milagros Vera Colens – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario