Túcume: Pirámides de barro

Síguenos en: | |

Túcume, la capital de la cultura Lambayeque, fue edificada hace más de mil años por un pueblo de conocidos navegantes que adoraban el mar y a todos los seres que habitan en él. El litoral y el bosque sirvieron como inspiración a los antiguos pobladores de Lambayeque, herederos del esplendor Mochica, para erigir estos inmensos templos de barro adornados con coloridas pinturas murales y frisos en altorrelieve que los arqueólogos del proyecto Túcume han desenterrado en una paciente y ejemplar labor.

Una visita al museo, antes de recorrer el complejo, le permitirá tener una clara idea del panorama de la época en que funcionó este centro y de las culturas que intervinieron en la construcción y asentamiento de este antiguo complejo prehispánico.

FRISOS DE NAYLAMP
Ante este espectacular panorama, tiene ahora un nuevo motivo para regresar. Los turistas que visitan el Valle de las Pirámides podrán apreciar los hermosos altorrelieves que narran la mítica leyenda de Naylamp, fundador de la cultura Lambayeque.

El desenterramiento de los frisos ocultos en la Huaca Las Balsas permitió también descubrir en las entrañas de la pirámide evidencias de varias culturas prehispánicas y vestigios pertenecientes al período Lambayeque Tardío (1000 a. C.) y a las culturas Chimú e Inca.

Lo que más llama la atención de los visitantes son los restos de un templo ceremonial en cuya parte medular los antiguos lambayeques plasmaron frisos en los que se aprecian balsas tripuladas por varios personajes con características antropomorfas, rodeados por olas, aves y otros animales que, según los expertos, representan el famoso desembarco de Naylamp y toda su corte que ha sido totalmente acondicionado para exhibirse a los visitantes

Otro de los atractivos del proyecto Huaca Las Balsas recae sobre el muro del rito en el que se aprecia a un personaje –al parecer un sacerdote– provisto de un cuchillo ceremonial en una mano y una soga en la otra.

Del mismo modo, los investigadores han quedado impactados con otras evidencias como varios entierros de las culturas Chimú e Inca, que ocuparon la zona tras el ocaso de civilizaciones más antiguas. En la parte más alta del templo hallaron los restos de una mujer provista de telares, además de huesos de un camélido que habría servido de ofrenda.

La coordinadora del proyecto, Bernarda Delgado, reveló que el principal objetivo de las excavaciones ha sido desentrañar todos los secretos que guarda el templo, que hace varios años también fue intervenido por el ex director del museo de Túcume, Alfredo Narváez.

MARAVILLAS DE HOY

El entorno ecológico y las nuevas costumbres que envuelve este complejo de pirámides complementan la maravillosa historia que hay detrás de sus hallazgos.

El extraordinario pasado de estas tierras y la gran creatividad de sus habitantes han permitido diseñar una notable artesanía, una auténtica sazón en su famosa cocina y en sus conocimientos tradicionales heredados de los antiguos curanderos.

Una visita a Túcume envuelve también otros descubrimientos a su paso, como el acogedor hospedaje ecológico Los Horcones, una suerte de refugio para los que disfrutan de la tranquilidad. Ubicado a solo unos metros del museo este albergue ha sido ganador de la Bienal de Arquitectura 2002. Hecho en adobe con vigas de algarrobos, su original diseño rústico ha sido elaborado con materiales de la zona que se adecúan armoniosamente a su entorno. Desde sus jardines se observan las pirámides del complejo.

Allá vamos
Cómo llegar: Para ir hasta Chiclayo es una hora en avión y diez en ómnibus. Desde la ciudad de Chiclayo se toma la carretera asfaltada hacia el norte por 40 minutos más hasta Túcume. Siempre tome la ruta que pasa por el peaje, ya que la alterna es peligrosa.

Datos: Museo de sitio Túcume: Abierto de lunes a domingo de 8 a.m. a 4.30 p.m. Adultos: S/.8. Universitarios: S/.3. Niños: S/.1. Servicio de guía: S/.20. (de una a diez personas). (074) 830-250 hospedaje Los Horcones: Página web: www.loshorconesdetucume.com 224-3401/ 9975-67714.

Share this post

Déjanos un Comentario