Oxapampa, el punto de encuentro

Síguenos en: | |

Puede ser domingo al mediodía o quizá viernes a las 10 de la noche o por qué no un día de semana a las seis de la tarde. Eso no importa. Si usted desea ponerse en contacto con el verdadero espíritu oxapampino, ese que fue otorgado por inmigrantes alemanes que habitaron estas zonas a finales de 1890, pues solo hay un lugar a donde su ímpetu aventurero deberá asistir. Se trata del Vater Otto, un bar ubicado a una cuadra de la Plaza de Armas de la ciudad y en donde, diariamente los ciudadanos de la localidad se reúnen para departir, para recordar su infancia en donde se hablaba solo alemán y rememorar añejas experiencias de sus antepasados, en un ambiente hogareño y cómodo.

A REPOSAR
“Aquí uno siempre viene a encontrarse con la gente o a contarle historias a los turistas que caen en la ciudad”, nos dice Otto Schipper, dueño y descendiente de colonos alemanes, quien hace casi diez años se dispuso a abrir este rincón, el cual se ha vuelto el bar número uno de Oxapampa, según palabras de los habituales asistentes.

Su fachada y construcción interior, íntegramente de madera clara, nos da la idea de que estamos entrando a un sitio con estilo europeo, acorde con esta pequeña urbe. Sus mesas, también hechas de dicho material, se encuentran dispuestas mirando a la barra que siempre la ocupa Schipper, el anfitrión y barman del Vatter Otto (padre Otto en alemán).

“La mejor recomendación para mí es la cerveza”, nos aconseja entre risas Vatter, que de seguro por su sangre alemana, le tiene una pasión incalculable a esta bebida hecha de cebada. Sin embargo, eso no es lo único que se ofrece. En su carta uno puede visualizar todo tipo de bebidas espirituosas que, sin duda, son una forma ideal de reposar luego de un ajetreado día de aventura por nuestra selva central.

El tema es venir a relajarse. “Esto funciona hasta como un centro de relaciones públicas, porque si no tenías claro qué hacer al día siguiente, acá podrás saberlo. Si buscas hacer rutas menos comerciales, acá te podrás enterar de todo”, tal como nos lo cuenta Jan Devroot, dueño de una empresa llamada Oxapampa Propiedades que, junto a Otto, decidieron realizar tours en bicicleta por los rincones cercanos de la ciudad.

Y como buen lugar con aroma germánico, el bar se abre de lunes a domingo y también durante el día, exactamente de 11 a.m. a 1:30 p.m., excepto los domingos. Por la tarde uno lo encontrará nuevamente con las puertas abiertas a las 5 p.m. y si bien, la hora de cierre suele ser a las 12 de la noche o 2 a.m. acá se finaliza cuando todos se hayan ido.

Allá vamos
Cómo llegar: Para llegar a Oxapampa, a 1874 m.s.n.m., se puede ir en bus vía La Merced o Transportes Junín. El pasaje promedia los S/.50.

Ubicación: El bar se encuentra a una cuadra de la Plaza de Armas de la ciudad. Otto Schipper cuenta también con una licorería a cuatro cuadras del centro, pero ahí no se puede uno sentar.

Share this post

Déjanos un Comentario