Hotel DCO, escapada para dos

No necesita organizar grandes viajes al extranjero para disfrutar de lo último en hotelería de primera. El norte de nuestro país no solo es sinónimo de clima envidiable y buena comida, sino que también viene siendo desde hace algún tiempo un ambicioso foco dirigido al turismo de lujo, con una oferta que va mejorando año tras año.

Basándose en esta premisa nació DCO: Suites, Lounge & Spa, en plena playa Las Pocitas de Máncora, un lugar inmejorable para el relax, el placer y la diversión. Celebrando su segundo aniversario, el hotel ha renovado su propuesta gourmet con una experiencia diseñada para engreír a las parejas.

SEDUCCIÓN DE SABORES
Sin duda una de las actividades más pedidas es la cena romántica. Sin costo adicional a la comida, el personal de DCO instalará frente a su habitación (o alguno de los rincones del hotel, como el fogón bajo las estrellas) una maravillosa mesa con pétalos de rosa y velas blancas. ¿El menú predilecto por los turistas? Langosta con cabello de ángel y aceite de oliva, acompañada de champagne francés.

Otro encanto del hotel se encuentra en su barra. DCO tiene una línea propia de piscos macerados en hechiceros sabores, como pasas y albaricoque, que son la base de una carta especialmente diseñada para refrescarse del calor y encantar el paladar. Un imperdible es la sangría DCO, en un vibrante tono verde. Toda una explosión a la copa.

El chef Javier Malarín, encargado de la cocina de DCO, llegó a Piura hace un año desde su natal Lima para renovar la carta con sus creaciones fusión. Destacamos el tiradito de atún nikkéi, con palta y ajonjolí tostado; la oferta en rolls (en especial el roll DCO, cubierto de plátano frito) y el tartare de atún.

Entre la variada propuesta de platos de fondo no se puede perder los langostinos al panko en salsa de maracuyá y cremoso pepián de choclo al culantro; el arroz apaellado, con los mejores mariscos de la zona, salchicha huachana y tocino ahumado, y el seco norteño de mero con tacu-tacu y salsa criolla en salsa de loche.

Olvídese del bikini y atrévase con los postres. El volcán de chocolate y el fresco tres leches bien valen la pena.

SIGUE LA AVENTURA
Otras novedades pensadas para satisfacer cualquier necesidad de los huéspedes incluyen la organización de matrimonios en la playa (con hora loca incluida), pedidas de mano en yate, reuniones familiares que congreguen las diversas generaciones de la familia y, próximamente, el cine desde la playa. Simplemente póngase en las manos del eficiente staff del hotel. Sea cual fuere su ‘dco’, de seguro se hará realidad.

MÁS INFORMACIÓN
DCO Suites, Lounge & Spa web: www.hoteldco.com

UN AMBIENTE DE ÚLTIMA
La vista al mar es imperdible desde cualquiera de las mesas que constituyen el restaurante. La altitud del techo hace destacar la suave textura de la pared, cuyo diseño hace alusión a las algas marinas. Una lámpara escultórica acompaña el mural y crea un efecto de profundidad especialmente visible desde la planta superior. Es un comedor camaleónico, que se mantiene de día en un tono blanco, con notas de color agua, pero que de noche se convierte en un ambiente más cálido. Con el bar, situado justo en frente del restaurante, se crea una moderna atmósfera tipo lounge.
Por: Nora Sugobono – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario