Por las huacas de Lima

Mientras que en la costa norte de lo que hoy es el Perú, se formaba la cultura Mochica (100 a 600 d.C.), famosa por su magnífica cerámica de línea fina, su compleja iconografía y por sus suntuosos entierros como el del Señor de Sipán; en la costa central se asentaba en los valles de Chancay, Chillón, Rímac y Lurín la llamada cultura Lima, en gran parte de lo que ocupa hoy la capital de nuestro país.

El legado de esta antigua cultura es posible conocerlo a través de sus monumentos que han sobrevivido al crecimiento de la ciudad, algunos han sido puestos en valor y funcionan, incluso, como un importante centro de difusión, como es el caso de la Huaca Pucllana que es, además, la pirámide más grande de dicha cultura.

Durante la Lima prehispánica, se construyeron grandes complejos monumentales de barro alrededor de plazas y zonas habitacionales, hechos a base de cañas, piedras canteadas y sus característicos adobitos. Algunas de estas es posible visitarlas y conocer el proceso de restauración por el que han pasado. Tal es el caso de la huaca Huallamarca en San Isidro, la Huaca Pucllana en Miraflores, Cajamarquilla en Ate, el complejo Maranga en el Parque de las Leyendas, Mateo Salado en Pueblo Libre, y algunas zonas de Pachacámac en Lurín.

EN MIRAFLORES
El antiguo centro administrativo y ceremonial de la Huaca Pucllana, en el distrito de Miraflores, se muestra imponente como testigo de la época en que la cultura Lima dominó este territorio alrededor del 500 d. C. Actualmente podemos recorrer esta huaca en una grata visita que dura alrededor de una hora, durante la cual se accede a los trabajos arqueológicos que se han realizado en los templos, e incluso, los fines de semana en el lugar se llevan a cabo talleres para realizar trabajos de arqueología.

Los alrededores de la huaca se han convertido, aprovechando el paisaje, en un concurrido barrio gastronómico, bajo la presencia de esta magnífica edificación. Incluso, dentro del complejo está el restaurante que lleva el mismo nombre de la huaca, y que se destaca por mantener una exquisita carta gourmet en la que priman los platos de la nueva cocina peruana.

Sin ir muy lejos, en San Isidro, también está la huaca Huallamarca, que alguna vez hemos visto iluminada de lejos, pero pocos saben que es posible visitarla durante el día, hasta las cinco de la tarde, y que al interior se encuentra un pequeño museo que muestra las piezas halladas en ese sitio arqueológico.

Asimismo, el recientemente restaurado, complejo Mateo Salado, en la Plaza de la Bandera de Pueblo Libre, también recibe visitas.

Otros complejos más conocidos y alejados como Pachacámac y Puruchuco merecen una visita aparte de un día. Ambos son conocidos por su arquitectura inca, aunque Pachacámac conserva interesantes restos de la cultura Lima.

Allá vamos
Huaca Pucllana:

Dirección: General Borgoño cuadra 8 s/n, Miraflores. 01440 – 8276.
Horario de atención: de miércoles a lunes de 9 a.m. a 5 p.m. El último recorrido se realiza a las 4.30 p.m. Feriados en que no se atiende: 1 de enero, Viernes Santo, 1 de mayo, 28 de julio y 25 de diciembre.
Tarifas: adultos: S/. 7. Estudiantes: S/. 3. Escolares, niños y jubilados: S/. 1. Los guiados se realizan en español, inglés, japonés y alemán.

Huallamarca:
Dirección: ubicada en la calle Nicolás de Rivera 201, San Isidro.
Horario de atención: martes a domingo de 9 a.m. a 5 p.m. Página web: www.sanisidrolima.com/distrito/huallamarca/

Puruchuco:
Dirección: Altura del km 4.5 de la Carretera Central en Ate Vitarte. Por la avenida Constructores o Javier Prado en dirección a Ceres. Horario: martes a viernes de 8:30 a.m. a 4 p.m. (incluido feriados), sábados y domingos de 9 a.m. a 4 p.m.
Página web: www.museopuruchuco.perucultural.org.pe/
TF: 01494-2641.

Pachacámac:
Dirección: ubicado en el km. 31 de la antigua Panamericana Sur.
TF: 01430-0168
Página web: www.pachacamac.perucultural.org.pe
Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario