Si vas para el Cusco…

El próximo año se celebrarán los 100 años del descubrimiento de la ciudadela inca de Machu Picchu. Así que desde ahora vete preparando para lo que vas a encontrar. Pachacámac, naturaleza y aventura en las Lomas de Lúcumo.

Si vas para el Cusco, no llames ‘ruinas’ a Machu Picchu: no sabes cuán indignante es para los cusqueños. Mejor queda santuario, o su versión marketera y turística ‘Ma-Pi’.

Cuando tengas que abordar el tren, una buena opción es Inca Rail: es cómodo por sus coches panorámicos y su atención de primera. Pero hazte la idea de que no vas a ir más que a 20 km/h: la complicada geografía –al borde del río Urubamba– así lo impone.

En tu camino a Ma-Pi, disfruta el sonido del río: su rumor completará el paisaje. Y si estás en algún mercadillo, curiosea en los puestos de comidas: el caldo de cabeza de carnero –con papas, morolla, arroz salpicado y ají huacatay– es también un patrimonio nacional.

Fíjate también en los polos que se venden: tal vez sea la única región donde los logos de Inca Kola son parte del souvenir prehispánico.

Y cuando estés en las calles verás cómo de las casas sobresale la colorida bandera del Tahuantinsuyo. Y no las ponen por imposición.

Si puedes, evita conocer la plaza de Armas de Aguas Calientes, el pueblo a los pies de Ma-Pi: su municipio simula un Sacsayhuaman de cemento con vidrios.

Aunque en realidad aquí sí hay un lugar dónde te puedes quedar: el Súmaq, un hotel cinco estrellas clavado en medio del cañón rocoso de acceso a Machu Picchu. Desde allí, y con suerte, podrás ver osos de anteojos y hasta gatos montés.

En la ciudadela busca un guía. Recuerda que la temporada idónea es de mayo a noviembre, que no llueve. Aunque siempre hay barro.

Eso es más o menos lo que verás en el ‘ombligo del mundo’. El punto de partida de un imperio. La base extraterrestre o el paraíso cósmico. La sede del santuario más apreciado de la región y que parece competir, en fama, con las noches de juerga interraciales que se viven allí todos los días. El Cusco.


Peru21.

Share this post

Déjanos un Comentario