Playas norteñas se alistan a recibir numerosos turistas atraídos por ballenas jorobadas

Notiviajeros.com
Los empresarios turísticos que operan en las playas del norte se preparan para recibir a numerosos turistas, sobre todo de Europa, atraídos por el espectáculo natural que ofrecen las ballenas jorobadas, consideradas las más sociables y juguetonas, las cuales arriban a las costas peruanas entre agosto y octubre.

Se calcula que este año más de 1,000 cetáceos viajarán 7,000 kilómetros desde sus lugares de alimentación en aguas antárticas a zonas de reproducción y crianza en aguas subtropicales y tropicales, ubicadas en el norte de Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y parte de Costa Rica.

En varios países, la observación de ballenas (whale-watching en inglés) es una industria turística que mueve millones de dólares. Y es que estas ballenas ofrecen una experiencia única: saltan, “bailan” y golpean frecuentemente el agua con la cabeza, las aletas o la cola.

Las ballenas hembras grandes pueden alcanzar los 20 metros y pesar 20 toneladas, y los machos, 15 a 17 metros, y se les puede apreciar en aguas tranquilas, es decir, antes del alba.

Jacqueline Vargas Fort, gerente general de DCO Suites, Lounge & Spa –primer hotel boutique design contemporáneo de playa del norte peruano, situado frente al mar de Máncora-, comentó que estos cetáceos miden unos 16 metros y pueden pesar hasta 40 toneladas. Observarlos nadando, dijo, se convierte en un gran acontecimiento porque llegan con su danza y aleteo.

Manifestó que en algunos países donde se vive una experiencia similar en temporada baja o alta, este espectáculo que ofrece la fauna marina dinamiza la economía local por generar altos niveles de ocupabilidad, “una experiencia que debe ser tomada en cuenta para promover las playas y los lugares paradisíacos que tiene el país”.

Precisamente, empresarios turísticos del norte peruano adecuan las infraestructuras para esperar a los visitantes foráneos, lugareños y nacionales, amantes de la fauna marina.

Vargas Fort estimó que durante esta temporada Piura recibirá una importante cantidad de turistas foráneos procedente del continente europeo.

En ese sentido, exhortó al Ministerio de Transportes y Comunicaciones y a la Comisión de Promoción del Perú para la Exportación y el Turismo (Promperú) revisar las tarifas aéreas a los destinos de Tumbes y Piura, puesto que desde hace casi dos meses los costos para el turista nacional oscilan entre 200 y 300 dólares, más aún en feriados largos que es cuando se equilibra la ocupabilidad baja de otros meses en la zona; mientras que los extranjeros deben hacer un pago adicional de 200 dólares sobre la tarifa nacional.

“Hemos tenido muchas cancelaciones porque (los turistas) pueden encontrar ofertas más económicas al Caribe u otros países de Latinoamérica. Un precio justo por las horas de vuelo a estos destinos no debiera exceder los 120 dólares.”

La ejecutiva advirtió que los actuales precios ahuyentan a los turistas, tras destacar que el norte peruano hay una importante oferta turística e inversión de la empresa privada, que ha sumado esfuerzos para seguir promoviendo el turismo en el extranjero.

En la playa piurana Las Pocitas, por ejemplo, se acaban de redoblar las medidas de seguridad, y los visitantes pueden acceder a otras posibilidades como la pesca o la observación de especies submarinas en zonas específicas del lugar, comentó.

Share this post

Déjanos un Comentario