Refugios dedicados a satisfacerlo

Despertar oyendo las olas del mar, ver un romántico amanecer desde su habitación, descansar sobre muebles coloniales, cabalgar entre restos arqueológicos y deleitarse con las delicias marinas del norte peruano es parte de lo que puede disfrutar en tres de las mejores propuestas hoteleras asentadas en Trujillo y las hermosas playas de Piura.

Ahora que están por llegar las Fiestas Patrias, puede aprovechar para escaparse del frío y conocer alguna de estas magníficas opciones que lo harán sentirse como rey, pues por estas fechas ofrecen paquetes especiales para que disfrute en familia o pareja.

TEMPLO SEÑORIAL

Trujillo, la ciudad que lo recibe con un poema de Vallejo y lo puede transportar en breves instantes por la ruta de los antiguos moches, cuenta —por fin— con el primer hotel boutique denominado De Sol y Barro, asentado frente a las huacas del Sol y la Luna.

Erigido con tan solo agua y tierra, este lujoso lugar se extiende sobre un área de 30.000 m2 y posee 30 habitaciones que atesoran riqueza colonial y elegancia monumental. Cada unidad posee baños de mármol, jacuzzi, aire acondicionado y otras comodidades.

Sin embargo, la experiencia no termina aquí. En este lugar usted puede degustar exquisitos platos de autor preparados con insumos locales como el cabrito almendrado, la cazuela de corvina o el cebiche mochero. Para cerrar la faena gastronómica, le aconsejamos probar las peras al vino tinto o el merengue de chirimoya, siempre acompañado por un coctel con nuestra bebida de bandera.

Aquí también podrá conocer mucho más de esta cultura con alguna escenificación de rituales moche, clases de marinera, cabalgatas por la zona arqueológica y actividades especiales para niños como la búsqueda del tesoro. Sepa que estos servicios adicionales deben coordinarse con anticipación.

SIMPATÍA Y DELEITE
El Hotelier Arte y Cocina está ubicado en la playa Las Pocitas, a solo 5 minutos del pueblo de Máncora. Este lugar es conocido por su gran restaurante, la comodidad de sus habitaciones, pero sobre todo la cordialidad y el buen trato de su anfitrión, Javier Russo Ocampo, que lo hará sentirse como en casa.

Este hotel artístico cuenta con 2 suites y 6 habitaciones familiares. Tres de estos ambientes son temáticos. “Una suite fue decorada con poesía seleccionada, otra con elementos marinos, la tercera con enormes nubes y todas están equipadas con aire acondicionado, Internet, agua caliente y muchas comodidades”, comenta Russo.

Además del arte en sus dormitorios y la calidez de su propietario, este hotel posee esculturas al aire libre y una tienda de arte aplicado que ofrece diseños elaborados por madres tejedoras de la laguna Paraíso de Huacho, polos y otros productos diseñados por Russo.

Por estar enclavado a la orilla del mar, usted podrá gozar de las enormes olas, ideales para el surfing, refrescarse en las pequeñas pozas de agua salada que se forman naturalmente y que le dieron el nombre a esta playa o divertirse en la piscina de 1,80 metros de profundidad.

DELICIAS MARINAS
Y como el norte está lleno de sabor el Hotelier no podía quedarse atrás y presenta el restaurante Donde Teresa, que brinda recetas de la famosa Teresa Ocampo, quien de vez en cuando engalana con su presencia y atiende a los visitantes con la dulzura que la caracteriza.

Degustar un suculento mero crocante, que es el mejor pescado de la zona, es una opción. Aunque sepa que aquí también se cuenta con platillos creados por Russo, quien heredó la pasión y algunos secretos culinarios de Ocampo, su madre.

Hasta la mesa llegan exquisitos potajes elaborados con productos de la zona como tarta de atún, carpaccio de atún en crema de ají amarillo a la parmesana con alcaparras a la moda oriental o un novedoso muchame de atún, que se sirve acompañado de tomate picado, palta y cebolla china. A pesar de su gran calidad, sepa que los precios van desde los 18 soles por platillo.

ESPLENDOR BAJO EL SOL
Otra magnífica opción en este balneario norteño es el Máncora Marina Hotel (MMH) que por ahora posee solo 12 habitaciones de cara al mar pero que al término del proyecto tendrá 109 cuartos.

El metraje de cada una es de 50 m2, cuentan con televisión plasma, aire acondicionado y las camas visten sábanas de 500 hilos de puro algodón, manifiesta su gerente Remy del Álamo. Todo un lujo para cualquier visitante que guste del estilo moderno y sofisticado.

Su creador, el arquitecto Jordi Puig, buscó mantener al huésped totalmente relajado en cada uno de los espacios que por ahora funcionan, como el lounge y el comedor provisional. Lo mejor, para muchos, es la piscina con su impresionante velo de agua de 10 metros que aparenta ser una extensión del mar.

En este hotel espectacular también puede realizar paseos en catamarán, pesca deportiva y buceo. Sepa que cuentan con paquetes especiales para novios, pedidas de mano y otras fechas especiales, dignas de celebrarse en alta mar.

La carta, a manos del chef Ronald Mendoza, ofrece suculentas recetas marinas que lo dejarán muy satisfecho.
Por: Milagros Vera Colens – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario