Peruano marca récord al cruzar nevado y descender a playa de Áncash en 20 horas

Notiviajeros.com
El peruano Richard Hidalgo, reconocido montañista que ha escalado el Himalaya y el Everest, marcó un récord al subir el nevado Vallunaraju (5,686 metros) de la Cordillera Blanca y descender hasta a la playa Tortugas, de Casma (Áncash), en el reto Andes Challengue Non Stop en 20 horas, una iniciativa jamás antes hecha en esta zona.

La jornada empezó a las 23:00 horas del último viernes, cuando el deportista fue llevado al punto de partida en el abra del nevado, desde donde inició una escalada en solitario que finalizó a las 02:00 horas del sábado al lograr llegar a la cumbre.

Posteriormente, al bajar el nevado, Hidalgo montó una bicicleta de montaña con doble suspensión para descender en downhill hasta la ciudad de Huaraz, capital del departamento de Áncash, adonde arribó a las 06:30 horas.

Allí recibió masajes y conversó con la prensa. Luego subió a trote la Cordillera Negra hasta el abra de Punta Callán, a 4,200 metros. Durante su paso, las comunidades de la zona lo recibieron con plantones de árboles donados por el Parque Nacional Huascarán.

Alrededor de cinco mil pinos y queñuales, resistentes a las temperaturas y condiciones de los distintos climas del lugar, fueron plantados como muestra de la conciencia que tienen los pobladores sobre la necesidad de reforestar la zona.

Nuevamente, Hidalgo tomó la bicicleta para bajar por el oeste de la cordillera, en compañía de ciclistas de la zona y jóvenes entusiastas.

Su arribo a Casma, a las 17:30 horas, anunció el último tramo del desafío extremo en Áncash. Hidalgo recorrió 20 kilómetros hacia Tortugas en bicicleta y cruzó unos seis más corriendo a través del desierto hasta mojarse los pies en el mar a las 18:50 horas.

“Es la primera vez que hago este tipo de retos, con combinación de disciplinas y contra el tiempo, y se logró en base a la planificación, el entrenamiento, la dieta y la confianza como resultado del montañismo que practico, lo que me ayuda a tener cabeza fría en momentos complicados”, declaró a la agencia Andina.

El Andes Challengue Non Stop formó parte de su preparación para una nueva visita al Everest, para la cual se entrena desde setiembre pasado con jornadas de aclimatación a la montaña en Huaraz, ejercicios de fuerza y resistencia y una dieta estricta.

“Para el reto en Áncash hubo dos momentos sobre los cuales tuve dudas: la subida a la Cordillera Negra a trote, por el desgaste de las piernas en la escala previa al Vallunaraju, y el tramo por el desierto pues no es solo bajada, hay subidas de hasta cinco kilómetros. Felizmente todo salió bien”, expresó.

Recordó que la iniciativa tuvo por mensaje generar conciencia sobre los efectos del cambio climático y la importancia de conservar los espacios naturales. “Tengo la impresión que en Lima se está muy al margen de este tema, que ya afecta a zonas como la Cordillera Blanca”, indicó.

Hidalgo refirió que si bien se contabilizó unas 20 horas para lograr el reto, en realidad fueron entre 15 y 16 de ejercicio efectivo, pues en el recorrido debió detenerse por los saludos de bienvenida de la gente y autoridades locales.

El Andes Challengue Non Stop fue coorganizado por Clima de Cambios, de la Pontificia Universidad Católica del Perú, y contó con el auspicio del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado, del Ministerio del Ambiente.

Share this post

Déjanos un Comentario