Déjese seducir por los dulces placeres de Lima

¿Qué postres tradicionales comería usted por el aniversario de Lima? Tal vez una mazamorra morada, un arroz con leche o unos picarones. Sepa dónde se preparan los mejores.

En 1930, cuando el oncenio de Augusto B. Leguía llegaba a su fin, a unas cuadras de Palacio de Gobierno se inauguraba la Pastelería San Martín, lugar donde se prepara y come turrón sin importar si es octubre o no.

La receta original, de Emilio Quintana y su esposa Romelia Illescas, es un secreto que su hijo Jaime guarda bajo siete llaves. “No te puedo decir cómo preparamos el turrón, solo sé que es el mejor”, dice con orgullo.

En todo este tiempo, la pastelería ha recibido a una serie de personalidades: desde el poeta Sebastián Salazar Bondy hasta el fallecido ex alcalde Alberto Andrade. Don Jaime indica que al limeño le encanta el turrón y que ello se evidencia cuando se celebra el aniversario de la capital o la procesión del Señor de los Milagros.

UN ARROZ CON MUCHO AMOR

Muchas personas suelen decir que los mejores dulces son de casa. Este es el caso de los postres de doña Emilia Scheelje, quien con ayuda de sus hijas mantiene una parada inevitable de este recorrido: la Dulcería Santa Rosa, en Magdalena.

Ella dice que no tiene ningún secreto y que su único ingrediente adicional es el cariño y amor que le pone a cada pastel o suspiro que prepara.

Su famoso arroz con leche, uno de los mejores según la Guía del Antojo de Gastón, se prepara de forma clásica: Primero se granea el arroz con canela, cáscara de naranja y una pizca de sal. Luego, explica Scheelje, se le agrega leche y vainilla. Nada de pasas o ingredientes nuevos porque así se pierde parte de la tradición.

LIMEÑOS MAZAMORREROS

Al ritmo del niñito mazamorrero, la familia Vega construyó en base al “oro morado” los cimientos de su éxito. Hace 20 años, Jorge Vega inició esta historia con nada más que una carretilla. Ahora, sus hijos y sobrinos manejan el próspero negocio, Mazamorras Vega, que cuenta con ocho locales en diferentes partes de Lima.

“Preparamos la mazamorra como cualquiera persona y nuestro secreto simplemente es la calidad, además del buen servicio que ofrecemos”, cuenta Verónica Mora, esposa de Iván Galindo Vega, y agrega: “Es inevitable comer mazamorra, es parte de nuestra cultura”.

REVOLUCIÓN CALIENTE PARA LOS DIENTES…
Por estos días es difícil escuchar el viejo pregón “revolución caliente, música para los dientes, azúcar, clavo y canela, para rechinar la muela…”. Además de este cantar, también se ha ido perdiendo algunos dulces de antaño. Sin embargo, en San Borja todavía se puede encontrar revolución caliente y ranfañote recién salidos del horno.

“El ranfañote es horneado con queso fresco y se utiliza miel de chancaca, pecanas y nueces. Además, la revolución caliente es presentada en un paquete de 12 unidades”, explica Gloria Balarezo, de Manjares, dulces peruanos.

LOS PICARONES DE TERESA

Todos los días prepara aproximadamente 20 kilos de masa para picarón. Al final de la jornada no le queda nada y muchos de sus comensales se quedan sin probar sus aros con miel de chancaca.

Teresa Izquierdo, de El Rincón que no Conoces, restaurante criollo que tiene más de 30 años de antigüedad, sostiene que “un verdadero limeño no puede dejar de comer picarones. Son un cierre de fiesta, por ello los dulces tradicionales limeños deben ser conservados”.

DULCE SUSPIRO
No hay duda de que Magali Jacobs es una verdadera maga: su varita ha creado 15 variantes del típico suspiro a la limeña y, lo que es mejor, ha hecho que tres frutas peruanas –chirimoya, lúcuma y maracuyá- se incorporen en nuestro postre bandera.

Maga… mis suspiros también es muy conocido por su arroz con leche hecho de manjar blanco, cuyo cuerpo es “una masa suavecita cubierta de una fina capa de dulce”.

“Cuando vino Gastón Acurio y lo probó, le encantó. Me dijo que nunca había probado nada igual y puso en mi pizarra que se iba a copiar la receta”, cuenta entre risas.

Si usted goza de un paladar sensible al antojo de un dulce clásico limeño, ya sabe dónde puede recordar los olores que salían de la cocina de la abuela.

¿A DÓNDE IR?
Pastelería San Martín. Portal de San Martín 987-991, Plaza San Martín.
Dulcería Santa Rosa. Jirón Leoncio Prado 471, Magdalena del Mar.
Mazamorras Vega. Prolongación Paseo de la República 760, Chorrillos.
El Rincón Que No Conoces. Bernardo Alcedo 363, Lince.
Manjares, dulces peruanos. Avenida Aviación 3364, San Borja.
Maga…mis suspiros. Avenida Benavides 1113, Miraflores.

Por Sebastián Ortiz – El Comercio

Share this post

Déjanos un Comentario