Aeropuertos de Alemania, Inglaterra, Italia y Holanda sucumben ante el caos

El temporal de frío dejó a miles de personas en tierra, debido a los retrasos, las cancelaciones de vuelos y el cierre de aeropuertos en toda Europa. Los aeropuertos de Fráncfort, Milán, Ámsterdam o Londres hoy aún no funcionaban con normalidad, debido a problemas relacionados con las bajas temperaturas.

Mientras la línea de tren Eurostar, suspendida durante tres días, volvió a cubrir hoy el trayecto que conecta Reino Unido con Francia, aunque con un número reducido de trenes.

En el mayor aeropuerto de Alemania, Fráncfort, las condiciones meteorológicas fueron tan duras que más de 8.000 personas se quedaron bloqueadas por el cierre de las instalaciones durante varias horas. La compañía Lufthansa canceló unos 250 vuelos.

Frustración, enfado y descontento era lo que recogían los micrófonos de los periodistas en dicho aeropuerto. Y es que cerca 3.000 personas tuvieron que pasar la noche allí, después de que las pistas fueran cerradas por nieve y hielo en la madrugada (local) del martes. Otras 5.000 fueron alojadas en hoteles cercanos.

Hoy por la mañana, a pesar de reabrirse las pistas, había aún problemas en el servicio que afectaban.

CONGELADOS

Pero también en Reino Unido el hielo y la nieve afectaron a los aeropuertos que cancelaron muchos vuelos. La compañía de bajo coste, Easyjet, suspendió todas sus conexiones desde el aeropuerto de Luton, Londres, hasta el mediodía.

En Italia, más de 1.000 pasajeros no pudieron viajar. Los aeropuertos de Linate y Malpensa, en Milán, fueron cerrados durante varias horas, y en las autopistas de las regiones del centro casi no circulaban los coches. La red ferroviaria del norte también se encontraba perjudicada por el frío.

Por eso, unos 800 soldados fueron movilizados en Milán debido a la emergencia causada por la nieve.

Sin embargo, en Bélgica y, sobre todo, en España se respiraba hoy tranquilidad después de que el frente frío pasara. Hoy la nieve que había bloqueado el lunes el aeropuerto de Madrid, obligando a cancelar unos 300 vuelos, ya se había derretido y el tráfico aéreo funcionaba con normalidad.

También las carreteras de medio continente tuvieron problemas. En Alemania, sobre todo en las regiones de Baja Sajonia y Baviera, hubo varios accidentes a causa de las placas de hielo, y la frontera entre República Checa y Baviera estuvo cerrada durante horas por un accidente.

¡UPS!
Pero el frío también hizo que muchos conductores recurriesen a soluciones originales aunque no siempre efectivas. En Austria, un jubilado quiso descongelar su coche con un calefactor, lo que hizo que explotara y ardieran el coche y el garaje.

En Alemania, un conductor ebrio de 33 años, para poder ver a través del parabrisas cubierto de nieve, solo despejó un pequeño agujerito, por lo que la Policía lo detuvo. Además, no llevaba casi luces. En el test de alcoholemia dio 2,43.

Share this post

Déjanos un Comentario