El Perú tiene todo para tener éxito en industria turística

Síguenos en: | |

El experto en turismo Leoshua Levi afirmó hoy que el Perú cuenta con todos los elementos como para tener éxito en esta industria sin chimeneas, tales como cultura, áreas naturales, paisajes, culturas vivas, costumbres ancestrales y exquisita cocina.

“La gente que trabaja en esto es consciente de la potencialidad que tiene el país. Posee todo lo necesario dentro de lo que se está buscando: cultura, áreas naturales, paisaje. El Perú tiene culturas vivas, costumbres ancestrales, exquisita cocina y muy variada, dispone de distintos tipos de territorios: los Andes, la selva y el mar. Prácticamente cuenta con todos los elementos como para tener éxito en esto”, dijo.

Turistas - Notiviajeros.com

Levi, que estuvo en Lima como invitado del Sétimo Encuentro Latinoamericano y del Caribe de becarios de Israel, señaló que el potencial del Perú se resume en que todavía “no se ha impactado en forma violenta e irreversible sus recursos”.

“Tienen la oportunidad de hacerlo bien. A la gente no le gusta venir a un río contaminado, a una selva que no existe, como está empezando a suceder en Madre de Dios. Los recursos se terminan y ya sabemos que es lo que debemos hacer. Creo que el Perú puede ser un destino muy relevante y tiene la oportunidad para ello, pero hay que hacerlo bien”, señaló enfático.

El experto israelí explicó que el turismo sostenible toma en cuenta criterios como la planificación, así como aspectos económicos, socioculturales y los ambientales. Todo para lograr una mejor gestión del desarrollo.

“El turismo ambientalmente responsable es más complejo y más caro a corto plazo, pero dura mucho más tiempo. Por ejemplo, pensar en sistemas de riego por goteo es más costoso que regar por inundación, pero lo primero es lo correcto, porque se cuida el recurso. Ese es un ejemplo de intervención desde el punto de vista ambiental”, explicó.

El concepto asociado a este tipo de turismo es el de responsabilidad social-empresarial, el cual ofrece beneficios no sólo a la sociedad y el medio ambiente, sino también a la empresa.

La empresa no pierde dinero por aplicarla, afirma, al contrario, si no lo hace, perderá más.

El turismo mal planeado y aplicado, acota, genera impactos espantosos a niveles socioculturales, ambientales y económicos.

“Al Perú llegan dos millones de turistas al año y otros 500 mil excursionistas que entran pero no duermen aquí. La cifra es todavía muy pequeña, considerando que en 2010 habrá mil millones de personas que crucen las fronteras en el mundo”, opinó.

Levi, quien ha dictado charlas en numerosos países y es magíster en gestión de turismo sostenible, subraya que es importante no creer que “el que sabe freír un huevo puede poner un restaurante”.

Indica que la planificación para este tipo de actividades requiere de profesionales en ese campo, ya que el turismo que hace en Nueva York no es el mismo que se hace en un área rural y, por tanto, los impactos no son similares.

“Lo poco que he oído aquí (tras reunirse con autoridades peruanas) es música correcta, y hay que decirlo. Lo que yo escuché dentro de los proyectos de planificación en áreas naturales no es música desafinada, creo que hay una dirección correcta y hay que seguir trabajando en ella!, sugirió.

A nivel económico, el turismo mal planeado puede crear inflación en zonas determinadas, debido a que los precios de los insumos arrastran al pueblo, que se mueve en relación con el poder adquisitivo del turista y no de la población. Algunos de ellos pueden vender sus tierras a precios muy bajo, para que luego se construyan allí urbanizaciones. Pueden incluso generar una gran migración.

A nivel sociocultural puede producirse una desculturización. La gente del pueblo puede empezar a imitar al turista, quien a su vez actúa de una manera muy distinta a la de su vida diaria. Quiere hacer lo mismo y vestirse como él. Posiblemente ya no querrá hablar quechua, sino inglés.

Entre los impactos ambientales, el turista consume tres veces más agua que uno de la zona. En ocasiones, este recurso compite con usos agrícolas u otros, poniendo en peligro sus fuentes.

A decir de Levi, los impactos pueden minimizarse o inclusive revertirse, siempre y cuando se ha trabajado con planificación y se ha hecho entender a la comunidad que su riqueza cultural es la que trae al turismo y que de ella depende sus ingresos económicos. En ese caso protegerán su cultura.

Share this post

Déjanos un Comentario