Oktoberfest a la peruana

Síguenos en: | |

Es la más grande e importante festividad de la cerveza en el mundo, pero surgió en Múnich, donde se celebra anualmente desde el tercer fin de semana de setiembre hasta los primeros días de octubre. Durante el Oktoberfest, millones de alemanes y extranjeros provenientes de Europa arriban a la ciudad alemana no solo para beber incontables litros de cerveza, sino también para bailar y disfrutar de la música folclórica de Bavaria. Con el paso de los años, esta tradición se ha extendido debido a las migraciones de ciudadanos alemanes a otros países. Tal es el caso del Perú, en donde se celebra ininterrumpidamente desde el 2002.

Historia de una festividad
El Oktoberfest se celebró por primera vez en octubre de 1812 con motivo de las bodas de la princesa Theresa de Sajonia-Hildburghausen y el príncipe Ludwig I de Bavaria. La idea partió de un cochero de la Guardia Nacional que solicitó organizar una carrera de caballos para que el pueblo tuviera la oportunidad de celebrar con los recién casados. Esta idea fue aprobada por el rey Maximiliano I y se desarrolló por primera vez en una pradera situada al oeste de Múnich llamada Theresienwiese, en donde se celebra hasta el día de hoy. Cabe aclarar que en los primeros años de esta festividad no se consumía cerveza y que esta costumbre recién apareció en 1818. Hoy la denominada fiesta de la cerveza, que dura entre 16 y 18 días, congrega anualmente un promedio de seis millones de visitantes provenientes de todas partes del mundo; y, para hacernos una idea, en la edición de este año se consumieron 6,5 millones de litros de cerveza. En esta popular fiesta es común que los asistentes lleguen vestidos con trajes típicos de Bavaria, como el lederhosen (hombres) y el dirndl (mujeres).

Con el paso de los años, los organizadores decidieron adelantar el evento al mes de setiembre para aprovechar mejor el clima de la región y porque en esta época los maestros de Múnich fabrican una cerveza única: Das Wiesn-Bier, que tiene 5,5% de alcohol.

La tradición llega al Perú
Sepp Schauberger es un mecánico automotriz alemán que llegó a nuestro país hace 36 años como parte de un programa de cooperación técnica peruano-alemana. Sepp y sus paisanos afincados en el Perú solían juntarse a beber cervezas en el club Germania todos los viernes y cada mes de octubre celebraban el Oktoberfest. “Nosotros queríamos compartir esta festividad con el resto de peruanos y así nació la idea de organizar un evento más grande”, rememora Sepp, quien es el principal impulsor de esta fiesta en nuestro país. Buscaron auspiciadores entre los amigos y así llegaron a las instalaciones del club deportivo La Alborada, en donde se desarrollaron las dos primeras ediciones en el 2002 y el 2003. “El Oktoberfest se realizaba en las canchitas del club y en la tribuna montábamos el escenario. No entraban más de 500 personas”, recuerda el gestor de esta iniciativa. El primer año lograron juntar a 2.500 personas y para la segunda edición ya quedaba claro que el local les iba quedando chico (ese año hubo 4.100 visitantes). Los siguientes encuentros se desarrollaron en el Vértice del Museo de la Nación y la Videna, donde el año pasado llegaron 18.000 personas. “El evento ha ido creciendo de forma sostenida y para este año la proyección es de 20.000 asistentes”, anunció Schauberger, quien la noche de ayer, en compañía del embajador de Alemania y representantes de la Unión Europea, dio por iniciado oficialmente la festividad con la apertura del primer barril de cerveza y las palabras: “O” zapft is” (el barril está abierto). Cabe destacar que dada la gran acogida que ha tenido el Oktoberfest en nuestro país, el año pasado se decidió descentralizar el evento, llevándolo a Cusco y Pucallpa. Y para este año se tiene programado realizar dos fechas en Chiclayo (16 y 17 en el Jockey Club de esa localidad) y dos en Huancayo (23 y 24 en el Real Plaza).

Un menú de los Alpes
Este año los asistentes podrán disfrutar de una cerveza de edición especial denominada Oktoberfest-Cusqueña, cuyas características esenciales son: ser más fuerte y tener mayor cuerpo que la tradicional, versión que se asemeja a la que se sirve en Alemania. También habrá platillos de la cocina teutona, como la famosa salchicha weisswurst, el krustenbraten (chancho crujiente), los chorizos thüeringer, la ensalada de papa y el infaltable brezel; entre los postres tradicionales están el strudel de manzana, el triángulo de nuez y el picón de abeja. Durante los días que dura el festival también se desarrollará una serie de singulares concursos y pruebas, como el fingerhackeln (competencia en la que se mide la fuerza de una persona jalando con un dedo la cuerda de una máquina), así como el masskrugstemmen (varios participantes tienen que sostener vasos de un litro de cerveza con la mano en alto el mayor tiempo posible).

Música y tradición bávara en Lima
Como en ediciones anteriores, la cerveza y los platillos de la cocina alemana estarán acompañados por la tradicional música folclórica y bailable del grupo alemán Zugspitzmusik, cuyos diez integrantes provienen de Garmisch-Partenkirchen, zona alemana de los Alpes que limita con Austria.

Andrea Ball (vocalista de la agrupación) es natural de Múnich, estudia canto en Alemania y llega a nuestro país por segunda vez para animar esta importante fiesta.

“El año pasado noté que a la gente le fascinaba las canciones y bailaba con nosotros”, señala la rubicunda joven, para luego añadir que no solo tocan canciones folclóricas, sino también ritmos más contemporáneos como el rock. Respecto del peculiar traje que viste, que se conoce como dirndl, anota: “Hay diferentes vestimentas y accesorios de acuerdo con la región de donde provengas, pero en general constan de una falda, un mandil, un corsé y una blusa”.

Por su parte, los hombres visten el lederhosen, pantaloncillos cortos con tirantes, que se usan para el trabajo de campo y para cazar. Estos llevan bordados de flores típicas de la región en los tirantes, y en el sombrero se distinguen crines de cabras montañesas, plumas de gallo salvaje y águila. Como accesorios, tanto hombres y mujeres suelen llevar en dijes, pines o en bordados la edelweiss (blanco noble), una flor que crece en los Alpes.

Andreas Kleibl es el encargado de tocar el alphorn (cuerno), un tubo alargado que emite un sonido particular que en el pasado era usado como medio de comunicación entre los pueblos alpinos. Él lleva 15 años con la banda y se inició tocando el trombón, hasta que un día le llamó la atención el sonido del alphorn y aprendió a tocarlo. “Esta es mi quinta vez en el Perú y he visto cómo ha ido creciendo esta fiesta aquí. Te puedo decir que la euforia y felicidad son tan grandes como en Múnich”, apunta el músico, que también ha participado en los Oktoberfest de EE.UU. y África.

Andreas Staltmeier, quien lleva 35 años tocando el acordeón, visita por primera vez nuestro país. Él heredó de su padre la pasión por la música (también toca la trompeta). “Escogí el acordeón porque me pareció interesante que exista la alternativa de tocarlo solo”, afirma.

Estos músicos alemanes estarán acompañados por el grupo folclórico Werdenfels, integrado por jóvenes peruanos descendientes de austro-alemanes del pueblo de Pozuzo, que presentarán un repertorio de bailes típicos de Austria y Alemania.

AGENDA
Actividades para el fin de semana

1 VIERNES 16
A las 8 p.m. se abrirán las puertas para disfrutar de buena cerveza con la animación de la banda folclórica Zugspitzmusik y sus colegas de Pozuzo Werdenfels.

Madrugada bailable. Desde la 1 a.m. la fiesta continuará con la presentación de la gran orquesta Sarabandha.

2 SÁBADO 17
Sábado de parranda a partir de las 3 p.m. hasta la madrugada del domingo. Se podrán disfrutar las deliciosas salchichas alemanas, así como postres alemanes: el strudel y crocante de manzana, el infaltable brezel, entre otros.

A partir de la medianoche la orquesta Sarabandha tocará ritmos bailables para que los asistentes disfruten al máximo.

3 DOMINGO 18
A la 1 p.m. se inicia la jornada con el clásico desayuno para los sobrevivientes.

A partir de las 2 p.m. se podrán disfrutar de platillos clásicos de la cocina alemana, como la panceta enrollada al grill, el nudo de chancho al grill y el codillo de chancho.

A las 7 p.m. se inicia la noche de despedida con la participación de las bandas invitadas. La jornada culminará a las 10 p.m.

AGENDA
El Oktocuy es la mascota oficial

* Este año el evento tendrá lugar en la Villa Deportiva Nacional (Videna), que se ubica en la Av. Del Aire cuadra 8, San Luis (cruce de la Av. Aviación con la Av. Del Aire).
* La entrada general es de S/.22. También puede optar por el Dúo Oktoberfest, que incluye dos boletos, dos cervezas y piqueo para dos a S/.84 en Tu Entrada de Plaza Vea y Vivanda.
* Habrá estacionamiento dentro del campo ferial.
* El horario del evento es: viernes 16 desde las 8 p.m., sábado 17 a partir de las 3 p.m. y domingo 18 desde la 1 p.m.
* Habrá una flota de taxis y de choferes para las personas que lo requieran. ¡Recuerde: si toma, no maneje!

Por: Raúl Alarcón S – ESCAPE

Share this post

Déjanos un Comentario