Rutas para todos los gustos

Síguenos en: | |

¿Cuáles son los ingredientes del turismo gastronómico? Gastón Acurio, uno de los mayores promotores de la gastronomía, explica que este tipo de turismo ocurre cuando se visita un país atraído por su gastronomía. “En este caso, la agenda del turista está sobre todo enfocada en conocer la cultura gastronómica en restaurantes, mercados y productos”, añade. Este tipo de turistas, realiza paralelamente varias otras actividades, pero “su búsqueda central es aprender y disfrutar de la gastronomía local”.

En el Perú existen pocas empresas que se dedican exclusivamente a armar rutas gastronómicas, pero lo que sí está aumentando es una mayor oferta de programas gastronómicos entre las agencias de viaje y operadores turísticos.

DAR UNA EXPERIENCIA
“Antes, con el city tour, Pachacámac y los museos se acababa Lima, y el pasajero no se quedaba en la capital”, dice Patricia La Rosa, gerenta general de Culinary Tour, empresa dedicada a brindar recorridos gastronómicos en Lima desde hace tres años.

De acuerdo con La Rosa, el tipo de turista que viene al Perú se interesa principalmente por lo cultural, por eso, el recorrido mezcla el disfrute de la cocina con la historia de la gastronomía. Mientras Culinary Tour lleva a los turistas al mercado de frutas y les hace probar chirimoya, previa puesta de mandil, les va contando, por ejemplo, de la existencia de 3.000 variedades de papa en el Perú. Dar este tipo de servicio ha significado para La Rosa hacer una selección de guías expertos en culinaria. “Además, este es un tour interactivo porque los pasajeros aprenden a preparar su cebiche y pisco sour”, comenta. Dependiendo del tipo de tour, el precio puede variar de US$70 a US$120. La Rosa indica que en este negocio la rentabilidad supera el 20%, pero admite que este ha sido un año poco representativo y fluctuante porque “en un mes puedes tener 30 pasajeros y en otro 200”.

Por su lado Lima Tours, en su misión de ofrecer nuevas alternativas a los turistas del extranjero, desde hace siete años viene afinando un programa gourmet que el año pasado ganó el Premio a la Creatividad Empresarial en la categoría de Gastronomía.

Según Piedad Rodríguez, jefa de ventas de Lima Tours, lo usual es que un turista americano o europeo no venga más de una vez al Perú, por ello el arte está en poder incluir en sus visitas una experiencia gastronómica. “Va más allá de comer y beber, incluye conocer los insumos de la cocina (mercados), visitar los huariques y preparar el alimento”, dice.

Durante un año, de 3% a 5% de turistas que vienen a Lima han incluido el programa de gastronomía. Rodríguez señala que aún es poco, pero ya se tienen alianzas estratégicas con operadores turísticos que traen grupos de extranjeros deseosos por conocer la gastronomía del Perú. “Lo que vemos es que la gastronomía ya es un atractivo más y cuanto más atractivos tiene un destino, tienes más armas para venderlo”.

El restaurante El Señorío de Sulco trabaja con agencias desde hace más de diez años, pero en los últimos seis el trabajo con ellas (entre 50 y 60 agencias de turismo) se ha intensificado. “Ya les estamos mandando nuestro tarifario del 2010 con la propuesta de platos para que puedan ofrecerles a sus clientes”, comenta, Cusi Solórzano, jefa de márketing de dicho restaurante. Se les da cinco alternativas de menúes (varían de US$13 a US$20 por persona) o un bufet de 40 platos (US$22), pero también se les puede dar una clase de cocina y una charla de historia de la cocina peruana.

¿Hay que tener cuidado con darle mucho picante al turista? “cada vez más turistas quieren la comida peruana tal cual pero sí hay preferencias”, dice Solórzano, y luego explica que los japoneses prefieren los pescados y mariscos.

UN VIAJE REDONDO
Hace un año, Patricia San Martín, gerenta general de la agencia de turismo Turifax decidió crear una nueva línea de servicio: perugourmet.net. El tour gastronómico se arma según el tiempo y disposición del turista, algunos solo tienen medio día, otros vienen por trabajo por una semana. Por ejemplo, a veces San Martín lleva a un grupo de turistas a Central, un restaurante de Miraflores que cuenta con una mesa para comer dentro de la cocina y ver la preparación de los potajes. “La línea Perú Gourmet será la operadora de Vivesalud, un proyecto recién lanzado que integra los servicios de salud, turismo y gastronomía, dirigido principalmente para turistas extranjeros”, comenta.

De acuerdo con Amora Carbajal, especialista en turismo urbano gastronómico de Prom-Perú, el turista en general es ahora más curioso y tiene menos tiempo, por eso es necesario ofrecerle varias alternativas que le permitan no solo disfrutar sino aprender.

Aunque existen operadoras que traen a turistas de Estados Unidos y de España para conocer la gastronomía, hay mayor potencial entre el turista latinoamericano, “es más probable que por la cercanía más turistas latinoamericanos vengan exclusivamente a comer”.

NUEVOS RETOS
Pero la variedad de platos que ofrece la cocina peruana debe estar acompañada por una buena calidad del servicio.

De acuerdo con Cusi Solórzano, los empresarios deben ser responsables y honestos a la hora de ofrecer un servicio porque, de lo contrario, el turista se lleva una imagen irreal de la cocina peruana. “He visto casos de agencias que llevan a sus turistas a comer pizza al paso o que les ofrecen un cebiche de autor al que incluso le añaden leche; lo importante es advertir al turista si el plato que están comiendo es representativo o no”.

De acuerdo con Acurio los tres objetivos que se deben mejorar para el desarrollo del turismo gastronómico es “tener hermosos mercados limeños, servicio de calidad mundial y seguridad sanitaria”. Por ejemplo, explica que la Sociedad Peruana de Gastronomía (Apega) está trabajando con el mercado de Surquillo para capacitar a sus comerciantes y lograr que sean ellos los principales beneficiarios, siempre que se asuma un compromiso con la excelencia, con la calidad y con la ciudad. “Lima, la capital gastronómica de América, es una razón para quedarse en el Perú dos días más, es una razón también para que los países cercanos vengan a pasar fines de semana gastronómicos en Lima, esto viene sucediendo desde hace unos 6 años, pero está empezando solamente, este solo es el comienzo del camino”, comenta.

SEPA MÁS
Ruta de cinco horas diseñada por la empresa Culinary Tour. Visita un mercado. De la mano de un guía especializado, los pasajeros pueden apreciar los insumos para la preparación de nuestros platos. Podrán degustar chirimoya, pacae, lúcuma. Preparación del cebiche. Un chef enseña a prepararlo y los pasajeros pueden participar. Demostración de bebidas peruanas. (Bar El Bolivariano). Preparación y degustación del pisco sour. Almuerzo en restaurante turístico. (Bufet criollo) El guía explicará a los pasajeros la preparación de los diferentes platos (entradas, platos de fondo y postres) que ofrece el restaurante. Visita a una boutique. Compra de libros de cocina peruana en varios idiomas, artesanías y diversos artículos relacionados con la culinaria. Disfrutar un mate de coca, manzanilla o té.

Corporación Domiruth también cuenta con un tour gastronómico de lujo que dura ocho días e incluye visita a Machu Picchu entre otros centros históricos.

Lima Tours invirtió en su programa Perú Gourmet US$25.000, y debido a la crisis internacional estima recuperar la inversión en el 2010.

La página de Facebook de Prom-Perú: Perú Mucho Gusto tiene hasta el momento 30.000 fans y la del Día Nacional del Cebiche poco más de 5.000 fans.

Por: Vanessa Antúnez de La Vega – Mi Negocio

Share this post

Déjanos un Comentario