El Valle del Mantaro festeja a la Virgen de Cocharcas

Síguenos en: | |

El sincretismo se vive día a día, donde las concepciones del mundo andino se dan de la mano con las del mundo occidental. Setiembre es un buen mes para analizarlas. Se trata del mes de los festejos en las ciudades andinas, que coinciden con la llegada de la temporada de las lluvias, que los habitantes toman como una bendición de los “apus” y con la cual se da luz verde al nuevo ciclo agrario.

La devoción a la Virgen de Cocharcas se inició en Copacabana, meseta del Collao, Puno. Desde ahí se irradió a toda la sierra peruana, y hoy es considerada la principal fiesta religiosa en Apurímac y todo el valle del Mantaro. Es parte de su folclor, fe e historia de estos pueblos.

Una hipótesis sostiene que la festividad llegó al valle, traída por los mitimaes aimaras a Sapallanga, todavía en la época del inca Túpac Yupanqui. La festividad precolombina fue modificándose con el tiempo y adoptando elementos de la tradición judeo-cristiana.

Hoy, dicha festividad en honor a la “Mamacha Cocharcas” bendice a todo el valle del centro del país, transformando la devoción de la “Mamacha” católica en doble mensaje.

Virgen de Cocharcas - Notiviajeros.com

Por un lado, significa la bendición del agua de todos los campesinos y sus siembras.
El epicentro de esta actividad acontece cada 8 de setiembre en Sapallanga, a ocho kilómetros al sur de Huancayo.

Aquí, los feligreses reproducen el color y alegría de los habitantes de los cinco distritos del valle del Mantaro. En los pueblos cercanos a Sapallanga se festeja la “octava”, día donde todo será fuegos artificiales, comida y fiesta con el ritmo de los conjuntos folclóricos.

Devoción

Cada lugar tiene su propia Virgen de Cocharcas, la veneran y posee sus historias de devoción. Por ello no resulta raro, viajero, que en algunos lugares la festividad dure más de una semana y cada una cuente con personalidad propia.

En Jauja, una de las ciudades más grandes del valle, por ejemplo, aparece la tunantada, una danza de máscara que toma el pelo a las clases sociales. Al otro margen del río Mantaro, en Orcotuna, “negros” y “chutos” bailan la chonguinada.

Con los años, a estos personajes se han sumado los “avelinos”, que son los guerrilleros que lucharon junto al general Andrés Avelino Cáceres, llamado “El Brujo de los Andes” durante la campaña que comandó contra las tropas chilenas en el siglo XIX.

En Sapallanga, Huancayo, se festeja a la Virgen de Cocharcas hasta el domingo 20. En Concepción se festeja del 7 al 16. En el distrito de Tres de Diciembre, es del 7 al 12; en Huachac-Marcatuna, hasta el 11, y en Ahuaca dura del 15 al 20.

Share this post

Déjanos un Comentario