Tambopata: la selva de los niños

Uno de los mejores regalos que le puede hacer a su hijo cuando es niño es llevarlo a conocer la selva.

Los pequeños disfrutan y aprovechan al máximo este pedazo virgen del planeta que se puede convertir en el mejor parque de diversiones. Un lugar donde la vida se descubre a cada paso, donde en cada pedazo de tierra hay variados mundos para aprender acerca de las plantas, los animales y el desarrollo de la vida. Esta es la mejor clase, donde los niños pueden tomar conciencia de la real importancia de preservar y conservar nuestro medio ambiente.

La selva de Tambopata es uno de los destinos mejor implementados para disfrutar del bosque con todas las comodidades y, además, cuenta con actividades especiales diseñadas para los más pequeños.

LAGO A LA VISTA
Uno de los paisajes más bellos que esconde Tambopata es el lago Sandoval. Para llegar hasta él es necesario cruzar el río Madre de Dios hacia la entrada a la reserva natural. Desde ahí la caminata dura alrededor de dos horas a buen ritmo, por lo que la excursión está destinada a niños mayores de cinco años con buen estado físico. El cansancio casi no se siente, ya que durante la travesía se encontrará con varias sorpresas: mariposas de colores, hormigas llevando hojas, traviesos monos frailes y, si tiene suerte, hasta osos perezosos. El camino concluye en una mágica entrada donde nos espera una canoa para adentrarnos en el maravilloso lago, refugio de espectaculares aves endémicas, propias de este particular hábitat. Asegúrese de llevar largavistas, bloqueador, mucha agua y un gorro. Es preferible hacer esta visita por la tarde, cuando el calor no es tan intenso (considere que la canoa en la que irá no tiene techo).

A LA LUZ DE LA LUNA
Por la noche, la diversión no termina. Otros paseos que les encanta a los más pequeños implican recorrer la selva de noche, donde un guía los lleva a los caminos de trocha alrededor del albergue para observar con linternas a los animales nocturnos como las tarántulas y los murciélagos. Además, embarcaciones a motor salen por el río en busca de caimanes.

DE ÁRBOL EN ÁRBOL
El hospedaje Inkaterra cuenta con un gran canopy, que son seis extensos puentes colgantes que atraviesan altos árboles de hasta 30 metros de alto. Este recorrido es también una buena opción para los más pequeños, pues podrán estar a la altura de las aves y observarlas de cerca. No olvide llevar su largavistas y pasar por el centro de interpretación para una explicación acerca de los animales que habitan en este lugar.

VIVENCIAS
Entre las excursiones de Inkaterra está también la llamada experiencia nativa. Se trata de una visita a una comunidad de la selva donde se les muestra a los niños cómo viven, cómo se alimentan y cuáles son las costumbres de los habitantes de esta parte de la selva. Mediante canciones, juegos y, a través de la cosecha de yucas, aprenderán a valorar las tradiciones de los nativos.

CAMINOS DE JUEGO
Rainforest Expeditions cuenta con un singular programa realizado con la ONG Ania dedicado a los niños.

Por la noche, en una fogata llamada círculo del fuego, se les hace una introducción acerca de la visita del día siguiente, donde buscarán las semillas mágicas del poder. Existen dos trochas, cada una ligada a una aventura diferente de Ania, una niña de seis años que vive en la selva con su abuelo y que es el personaje central de las historias.

En el camino pasan por la cabaña de la niña y en didácticos carteles les enseñan acerca de la naturaleza, de cómo los añujes (roedores gigantes) buscan castañas y el trayecto de las hormigas agricultoras. Guías especializados conducen a los niños durante la lúdica travesía.

También en el programa está incluida una visita a la chacra para oler, tocar y probar las variadas frutas de la selva. Destaca el trabajo profesional de los guías especializados en niños, quienes los conducen de una aventura a otra.

Todos regresarán a la ciudad con tatuajes hechos del fruto del huito, que duran hasta una semana, y con una experiencia que durará toda la vida.

Allá vamos

* Cómo llegar: A Puerto Maldonado vía aérea, a través de las aerolíneas LAN Perú (www.lan.com) y Star Perú ( www.starperu.com). El viaje dura aproximadamente una hora y media. La mayoría de los vuelos hacen escala en la ciudad del Cusco por media hora.
* Hospedajes con programas y excursiones para niños: Inkaterra. Página web: www.inkaterra.com. Teléfono: (511) 610- 0400. Rainforest Expeditions: Reservas al : (511) 421-8347. Página web: www.perunature.com
* Clima: la mejor época para viajar es en temporada seca, de abril a octubre.

Por: María Elena Tord – Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario