Una aventura hecha realidad

El Perú es visto como un destino turístico al que no se puede dejar pasar. Lo mismo pensó el equipo de “National Geographic Kids”, que tuvo a bien elegir a nuestro país como el paraíso al que 15 niños entre 9 y 14 años y dos profesoras, todos provenientes de Estados Unidos, llegaron, tras ganar un concurso que retaba a la creatividad que consistía en enviar un ensayo con tema libre acompañado de una fotografía con la finalidad de encontrar a aquellos con alma de explorador.

Así, el programa denominado “Hands-On Explorer Challenge 2008-2009” logró convocar a más de 2.000 niños y a 70 profesores que sabían de antemano que uno de los premios consistía en un viaje al Perú (antes lo habían hecho con Galápagos, Sudáfrica y Australia). ¿Pero entre tantos lugares, por qué elegir nuestro país? “Perú es tan diverso que parecía ser el lugar perfecto para explorar. Tiene desiertos, montañas, selva. Además, alberga una de las nuevas maravillas del mundo: Machu Picchu. Por eso, pensamos que tenían mucho que ofrecer a niños que son naturalmente curiosos”, afirma Dana Deighton, directora de Márketing de la revista “National Geographic Kids”.

Esta travesía fue planeada con mucho tiempo de anticipación no solo por el equipo de ese medio de comunicación, sino por la principal motivadora en nuestro país, Prom-Perú, que a la vez unió fuerzas con la Asociación Peruana de Operadores de Turismo Receptivo e Interno (Apotur) y LAN.

LIMA: UNA SORPRESA
Para el primer día en la capital, el itinerario consistió en conocer lo más representativo de las actividades culturales del antiguo Perú, tal como la cerámica y la orfebrería. Por ello, la primera parada fue el Museo Larco, donde los niños pudieron apreciar trabajos de este tipo, así como la bella arquitectura característica del lugar. Luego visitaron Larcomar para poder comprar souvenirs y sobre todo ver el mar, que para muchos niños resultó todo un descubrimiento.

En el segundo día en Lima, los pequeños, siempre acompañados de sus padres, acudieron a la hacienda Mamacona para apreciar a los cada vez más difundidos caballos de paso que también dejaron encantados a Bruce Dale y Amy Toensing, fotógrafos que trabajan para la “National Geographic” y que asesoraron a los chicos con el funcionamiento de sus nuevas cámaras. Por ello, no desaprovecharon la oportunidad de fotografiar las danzas típicas que se dieron lugar allí. Por último, fueron a conocer el Circuito Mágico de las Aguas, que resultó ser la gran sorpresa de su estadía aquí.

CUSCO: MUCHA MAGIA

Ya para el tercer día, todos los ganadores estaban en Cusco para disfrutar de un recorrido que duraría cinco días más y que comprendía el Valle Sagrado, Chinchero, Moray y el valle de Urubamba, en donde tuvieron que buscar un tesoro en compañía de niños del lugar. Luego, Ollantaytambo, Aguas Calientes y Machu Picchu se convertirían en los lugares donde los pequeños guardarían los mejores recuerdos del viaje, según sus propias palabras. Esto gracias a las actividades típicas del lugar, pues bailaron en un pasacalle y observaron cómo se tiñen las materias primas de distintos colores para lograr los productos que encontraron luego en el mercado de Pisac.

MADRE DE DIOS: MADRE DE LAS AVENTURAS

A solo media hora del Cusco está ubicado Puerto Maldonado. Desde allí los viajeros empezaron la aventura en la que Rainforest Expeditions se encargó de su estadía que duró cuatro días. Todo empezó a 15 minutos del aeropuerto, donde está ubicado el centro de operaciones de dicha empresa, desde donde partieron los buses que los trasladarían al puerto de Chonta.

Primer desafío: subirse en catamarán en un paseo de 45 minutos de duración hasta la Posada Amazonas, uno de los tres “lodges” con los que cuenta Rainforest. Este vaivén sería una constante, ya que esa es la única forma de trasladarse a otros atractivos turísticos de la zona. Fue así como desde el primer día se programaron actividades como la visita a la torre de 37 metros dentro de la posada para poder apreciar la fauna y flora del lugar. Este punto también sirvió a los pequeños para obtener vistas panorámicas con sus nuevas cámaras, herramientas de trabajo en toda la travesía al Perú, puesto que publicaban diariamente en el blog que la “National Geographic Kids” (www.kids.nationalgeographic.com) tenía destinado para ellos. Para el segundo día, la visita al lago Tres Chimbadas era la más comentada en el almuerzo. Allí se realizaría la pesca artesanal de pirañas. Este recorrido tomaría unos 40 minutos, incluyendo 30 de caminata por el bosque, deleite para los amantes de los insectos y las aves. Al regreso, también pudieron disfrutar del sosiego de los huertos y los jardines etnobotánicos en donde aprendieron más de las plantas medicinales del lugar.

Al día siguiente, la collpa de los loros y guacamayos y el árbol de ceiba, el más grande en la vecindad, resultarían un asombro de iguales dimensiones. Todo valió la pena, ya que al final del día los chicos tenían más material fotográfico y notas para subir a la web, así como muchas experiencias para contar a sus amigos de vuelta a Estados Unidos.
Por: Fiorella Carrera Díaz
Vamos!

Share this post

Déjanos un Comentario