Destinos en Lima para Semana Santa

Una serie de atractivos turísticos para disfrutar el próximo feriado de Semana Santa es posible encontrar a unas cuantas horas de Lima, con poca inversión y muchas posibilidades de diversión.

Además de la deliciosa comida local, los visitantes pueden disfrutar de bellos y relajantes paisajes y convivir con la naturaleza, a la par de practicar deportes al aire libre.

Uno de estos destinos puede ser la Reserva Paisajística Nor-Yauyos-Cochas, ubicada a 290 kilómetros de Lima yendo por la carretera Central, o a 320 kilómetros yendo por Cañete, para lo cual se requiere movilizarse en camionetas 4×4 y minibuses, respectivamente.

Esta reserva es una de las zonas de mayor belleza escénica de Perú, destacando sus nevados como el Pariacacca, sus bellas lagunas cristalinas y sus cascadas blancas, sus profundos cañones y quebradas, bosques de quenuales y rodales de puyas Raimondi.

Además, en la zona es posible encontrar complejos arqueológicos y gran diversidad de aves. Abril es la mejor época para visitarla, porque el paisaje está cubierto de un manto verde.

Otra opción es Tarma, “La Perla de los Andes”, a cuatro o cinco horas de distancia de Lima, en la Región Junín. La ciudad es adornada con alfombras de flores en Semana Santa y en sus cercanías es posible encontrar los sitios arqueológicos de Tarmatambo, el santuario del Señor de Muruhuay y la gruta del Guagapo, de la cual se afirma que es la más profunda de América del Sur.

Hacia el norte

Si la ruta escogida es hacia el norte, el viajero puede enrrumbar a Huaral, próspero valle agrícola que ofrece a quien lo visite las lomas de Lachay, con sus ecosistemas que albergan singulares muestras de flora y fauna.

De paso, se puede visitar la antigua hacienda Huando, a ocho kilómetros al este de Huaral y que tiene como símbolo la conocida naranja sin pepas Huando. En el interior se encuentra una hermosa capilla custodiada por dos leones de mármol, donde se venera a la Virgen de la Inmaculada.

Y a cuatro kilómetros al sur de Huaral se encuentra Aucallama, distrito en el que se pueden apreciar las manifestaciones culturales de los habitantes de raza negra, descendientes de los trabajadores de las antiguas grandes haciendas de la región.

En tanto, a la altura del kilómetro 152 de la Panamericana Norte es posible ubicar a Huacho, antiguo pueblo de pescadores, donde se come muy bien y cuenta con atractivas playas.

Mirando al sur

Si hablamos de hacer turismo no podemos obviar a Azpitia, a tan sólo una hora y 40 minutos al sur de la capital, donde los visitantes pueden hacer ciclismo de montaña y caminatas en los cerros aledaños. El llamado “Balcón del Cielo” ofrece una campiña rodeada de frutales y una magnífica vista del valle del río Mala.

Una visita a Azpitia es sinónimo de gozo de un intenso brillo solar todo el año y de deliciosos platos preparados a base de camarones.

Como si esto fuera poco, en el camino los visitantes pueden detenerse también en Santa Cruz de Flores, un pequeño y pintoresco poblado cuya actividad principal es la elaboración de vinos y piscos caseros.

Quienes deseen obtener mayor información sobre las rutas turísticas cortas para disfrutarlas durante Semana Santa, pueden acceder a la página web de Promperú.

Share this post

Déjanos un Comentario