Summer Work & Travel de Uniglobe

Que más de 600.000 puestos laborales se han perdido en Estados Unidos este último febrero, que las cifras de esta actual crisis no se han visto desde fines de la década de los 40, que sólidas empresas como Music City han tenido que cerrar sus puertas y dejar en vilo a sus miles de trabajadores, que la sociedad estadounidense se encuentra en un pánico generalizado… Estas y muchas otras sentencias han cubierto los titulares de noticieros y diarios en los últimos meses, y ya somos consciente de ello.

Sin embargo, lo que no se ha dicho es qué implicancias trae esto frente al turismo y frente a programas internacionales como Work & Travel, que le da oportunidad a jóvenes peruanos de emigrar por cuatro meses hacia el norte del hemisferio para trabajar, perfeccionar su inglés, ganar dinero y conocer otras culturas.

“Sin duda, desde el año pasado las empresas de servicio turístico que le dan empleo a los miles de jóvenes que viajan también se han visto resquebrajadas por la economía actual. Esto ocasiona que muchas no puedan realmente ofrecer a los chicos las ofertas que se dieron inicialmente, ni la cantidad de horarios ni el pago”, dice Myrna Aspíllaga, encargada del programa de Summer Work & Travel Perú perteneciente a la cadena turística Uniglobe, con sede en más de una decena de países del mundo.

Entonces, ¿qué significa esto? Que muchos jóvenes no podrán acceder a esta oferta durante este fin de año. “Pues no. Si bien nuestra empresa sigue en pie con la oferta durante el período 2009-2010, sí hemos visto conveniente junto con nuestro auspiciador en Estados Unidos bajar los cupos en un aproximado de 30%. Serán 150, aproximadamente, las personas que sí podrán contar con el empleo definitivo y a los cuales, en caso de que haya problemas con el empleador, se les reordenará o reubicará, aunque dudamos que eso pase”, asegura Aspíllaga, quien sugiere que el problema central en este tema radica cuando los jóvenes postulan a organizaciones que no cuentan con un sponsor directo, siendo ellas las que se comunican de frente con las empresas estadounidenses. En este caso, al no tener contratos, los hoteles y afines no harán nada en un panorama en el que la presencia de los chicos no les sea pertinente.

Así pues, es importante contar con toda la información necesaria sobre la empresa peruana que ofrezca este tipo de servicios y tratar abiertamente sobre el tema con los responsables. Preguntas como ¿qué pasará conmigo si el centro turístico en el que esté trabajando no llegue a recibir muchos turistas? no estarán demás. Del mismo modo, asegurarnos que el auspiciador con el que se trabaje en EE.UU. sea realmente el encargado de buscar las ofertas de empleo, es otro modo de obtener más seguridad.

Solo de esta manera los efectos de la crisis van a poder minimizarse en este tipo de programas, que si bien no tienen como objetivo central que el joven gane grandes cantidades de dinero, sí priorizan las finalidades de intercambio cultural, de aprendizaje del idioma y del experimentar vivir solo.

PRINCIPALES DESTINOS
En esta oportunidad, el programa Summer Work & Travel de Uniglobe cuenta ya con destinos asegurados para que los jóvenes puedan ir a trabajar. Algunos de estos son el centro de recreación como el Yosemite Park o Bear Mountain en California, así como otros resorts en Pensilvania. Asimismo, Florida y Texas también son destinos que los jóvenes pueden elegir. Las inscripciones comienzan en junio y se requiere de un nivel de inglés intermedio. Más información al 610-9530.
Por: Jimena Villavicencio
El Comercio

Share this post

Déjanos un Comentario