Delegaciones han reservado 5.500 habitaciones para la cumbre del APEC

Síguenos en: | |

APEC - Notiviajeros.com
“¿Y si llueve?”, preguntaron preocupados los representantes de algunas delegaciones que visitaron el Perú para las reuniones previas a la cumbre del APEC cuando sus pares peruanos les mostraron el jardín del Cuartel General del Ejército, donde se realizará la cena de gala el 22 de noviembre. “¿Qué pasa si llueve?”, insistieron a pesar de las explicaciones sobre el clima limeño, carente de lluvia.

Fue difícil hacerles entender que en Lima no llueve en esta época del año y que, si sucediera, lo que llamamos lluvia no pasa de ser una persistente garúa, fácil de controlar con un buen toldo.

Desde inicios de este año los representantes de las 20 economías que participarán en el Foro de Cooperación Económico Asia-Pacífico (APEC) visitan el país para conocer cada detalle de la organización del encuentro en el que participarán líderes de 21 países del mundo (incluido el Perú).

El desafío ha sido grande dadas las limitaciones económicas y las particularidades que hay que atender. Y es que además de ser un encuentro trascendental para las inversiones en el país, el APEC será también un encuentro de culturas. Quizá por ello, como señala el director ejecutivo de la secretaría del APEC, Juan Carlos Capuñay, “lo más complejo ha sido atender y cumplir con poco presupuesto cada uno de los diferentes requerimientos”.

La comida es un ejemplo claro. Se ha informado a los hoteles sobre la dieta de cada una de las autoridades y funcionarios que albergarán. Incluso, los alimentos que se ofrezcan durante el foro no contendrán cerdo por respeto a los musulmanes. Se ha obviado el tocino, reemplazándolo por pollo o pescado. Los sánguches serán todos vegetarianos. Además, cada plato del bufet llevará al costado un listado de sus ingredientes.

Muchas autoridades de Asia y Oceanía, como en el caso de Brunéi, profesan la fe musulmana y necesitan de espacios adecuados para sus rezos diarios. Así es que, tanto en el Cuartel General del Ejército, donde se realizará el encuentro de líderes, como en sus respectivos hoteles, se han acondicionado habitaciones para la oración con alfombras con dirección a la Meca.

Se ha instalado también una capilla multiconfesional abierta a los que tengan otra religión. Junto con estas modificaciones, en el cuartel también se ha mejorado el aire acondicionado y cambiado las cámaras de vigilancia interna. El presupuesto otorgado para la organización del foro ha sido de 44,5 millones de soles. Australia, el año pasado, invirtió 320 millones de dólares.

Y ni comparar con otros anfitriones, como Brunéi, cuyo sultán, Hassanal Bolkiah, de 61 años, visitará por primera vez el Perú. Hay quienes todavía recuerdan que el 2000, cuando les tocó organizar la cita del APEC, el sultán mandó construir toda una villa residencial en la que a cada presidente se le entregó una casa y, adicionalmente, un edificio para sus acompañantes más cercanos. Eso no lo ha hecho nadie más.

Brunéi es un pequeño país de 381 mil habitantes que vive del petróleo y la explotación de gas. No tiene deuda externa y el sultán es considerado el monarca más rico del mundo, según la revista “Forbes”. La prensa europea suele dar cuenta de su excesivo desprendimiento con sus empleados: a su instructor de bádminton le compensó con más de 1,8 millones de euros.

El sultán arribará a Lima el 21 de noviembre acompañado por 40 delegados. Ese mismo día llegarán los demás líderes.

MINUTO A MINUTO
Hasta el momento hay 70 hoteles con 5.500 habitaciones –veinte son suites presidenciales– reservadas en Lima. “No hemos tenido ningún problema con la infraestructura hotelera como se creía en un principio”, precisa Jaime Espinosa, secretario ejecutivo de la organización de la cumbre.

Lo que también se logró atender fue la falta de espacio en el aeropuerto Jorge Chávez para los 42 aviones privados que pueden venir. Hasta el momento han confirmado 30 naves. Todas permanecerán en el Jorge Chávez, pues se ha logrado retirar las unidades chatarra o en desuso, salvo el caso de los aviones de Aerocontinente, detenidos por orden judicial. “Pero si faltara espacio, tenemos Pisco y Chiclayo como sedes alternativas”, explica Espinosa.

La llegada de estos aviones privados supone una logística complicada aparte, pues se debe coordinar con cada país la hora de arribo y estar preparados para cada modelo de avión, tipo de combustible, altura, etc.

De los 20 líderes que nos visitarán, 16 llegarán con aviones privados y el resto en vuelos comerciales. La delegación estadounidense es la que vendrá con más unidades: entre ocho y diez aviones. Además del equipaje, traerá su propia central de comunicaciones y sus carros blindados, vehículos con los que el Perú no cuenta y que ellos exigían como un requerimiento básico.

Rusia arribaría con cuatro o seis aviones. La delegación más pequeña será la de Papúa y Nueva Guinea con cuatro personas. Este año Colombia participará como país invitado.

Todo el protocolo del foro económico, desde la llegada al aeropuerto, está calculado minuto por minuto. Espinosa señala que a los líderes no se les rendirá honores de jefes de Estado porque no vienen como tales sino –según la nomenclatura del APEC– como líderes de economía.

La evidencia de que esta cumbre trata de ser exclusivamente económica y totalmente ajena a la política es la presencia de Taiwán (China Taipéi) y la República Popular China en una sola mesa. Esta última no reconoce a la primera como Estado independiente. “Por eso se obvia decir presidente”, insiste Espinosa. Pese a ello, el foro no deja de tener una importancia política, pues la integran tres miembros del Consejo de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Rusia y China.

Los requerimientos son tales que muchos aspectos no se podrían haber atendido sin las donaciones recibidas. Australia donó la mesa redonda alrededor de la cual se sentarán los líderes. El Perú no contaba con una. Asimismo, China ha entregado 63 automóviles (que ya luego quedarán en el Gobierno) para el uso de los máximos representantes.

Para las esposas de los líderes –muchas de las cuales llegarán con su propio personal– se ha organizado un programa paralelo que incluye una reunión con Pilar Nores, para explicar los avances del programa Sembrando, y una visita al complejo arqueológico de Pachacámac.

Algunos líderes han dicho que durante su estancia mantendrán su rutina de ejercicios: salir a correr en la mañana, por ejemplo. A ellos, la policía les ha asegurado la más completa seguridad. Esa parece ser la palabra clave de la organización del APEC.

Y probablemente no haya lugar más seguro en el país que el Cuartel General del Ejército. Allí se realizarán la cumbre de líderes de economía, la reunión de empresarios y se encontrará el centro internacional de prensa, preparado para 2.500 periodistas y que funcionará las 24 horas por las diferencias horarias.

El APEC es el encuentro económico más importante del planeta: concentra la mitad del comercio mundial y la población de sus países supera los 2.600 millones.

EL DATO
Foro de oportunidades

Desde el 2004 el Perú ha estado concretando acuerdos en cada una de las citas del APEC. El año pasado, en Australia, se iniciaron las negociaciones para el TLC con China.

Share this post

Déjanos un Comentario