Reserva de Paracas recupera capital turístico afectado por terremoto

Tras más de un año del fatídico terremoto que enlutó a cientos de hogares en el sur del país, muchos ejemplos de fortaleza frente a la adversidad aún siguen saliendo a la luz. Por ejemplo, una historia aparte es la Reserva Nacional de Paracas (RNP), considerada como una de las rutas internacionales más atractivas para el turismo y ecoturismo.
Los daños ocasionados por el fuerte sismo obligaron a cerrar sus puertas, pero, afortunadamente, esta medida solo duró dos meses.

Los 22 trabajadores que laboran en cuatro puestos de control (entre guardaparques, administrativos y especialistas), muchos de ellos con sus casas igualmente afectadas por el movimiento telúrico, redoblaron esfuerzos para que ese destino ecológico sea nuevamente abierto a los amantes de la naturaleza y biodiversidad marina.

El terremoto destruyó señalizaciones, importantes para guiar a los visitantes; también los puestos de control, el centro de interpretación donde se recibe a los turistas, entre otros.

El maretazo causó también sus daños y afectó la infraestructura de la cadena de restaurantes en Lagunilla. Los turistas que visitan el lugar aún pueden apreciar un kilómetro y medio de arena húmeda, signo de hasta donde llegaron las destruidas embarcaciones de los pescadores artesanales.

  Larga noche

Ocurrido el sismo, todos se concentraron en lo que había quedado del centro de interpretación. “La noche era muy oscura y el personal tuvo que dividirse entre ver a su familia, cuidar la reserva, que es también como nuestra segunda casa, y ayudar a los pescadores artesanales”, recuerda el jefe de la RNP, Oscar García Tello.

“Al día siguiente, la tierra seguía temblando, pero igual recorrimos el lugar para efectuar un diagnóstico y elaborar una propuesta de contingencia. Estábamos conscientes de que toda la atención estaba dirigida a la población y nos pusimos manos a la obra. Limpiamos los escombros, como pudimos.”

Fue el día que descubrieron que se desplomó parte de la famosa Catedral. “Nos dio mucha tristeza, pero fue motivo para descubrir un nuevo sendero que ahora permite apreciar todo el horizonte marino. Por eso aquí hablamos de una transformación natural de la Catedral”, rememora García Tello.

La escultura natural se eleva en los acantilados de este majestuoso parque terrestre y marino de 335 mil hectáreas, y es parada obligada en la ruta hacia las famosas Líneas de Nasca.

  Acciones
Las primeras acciones se centraron en la conservación y reconstrucción para garantizar la seguridad de los visitantes. Ante la adversidad, todos redoblaron esfuerzos y como un reto mejoraron los servicios a los turistas. Así fue más fácil capitalizar la ayuda que llegó después. “Hoy tiene nuevas, seguras y atractivas rutas”, responde, por su parte, Luis Alfaro, asesor del Ministerio del Ambiente.

Entonces hicieron uso de sus recursos propios y recibieron el apoyo del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur), Pluspetrol y de los operadores turísticos de Ica, Pisco y El Chaco.

La Reserva Nacional de Paracas está en manos del Ministerio del Ambiente. En octubre, las 63 áreas naturales protegidas del país pasarán oficialmente del Instituto Nacional de Recursos Naturales (Inrena), del Ministerio de Agricultura, al portafolio que encabeza Antonio Brack, quien anunció la creación del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Sernar).

Atractivo seguro

En el recorrido que realizó el ministro Brack para evaluar la rehabilitación de los circuitos turísticos en el interior del también atractivo arqueológico, se comprobó las nuevas rutas. Unas piedras pintadas de blanco advierten el camino y unos letreros hechos con material de barcas y puertas dadas de bajas, singularmente pintadas, orientan al visitante.

“Se han diversificado las visitas para que los turistas no se concentren en un solo lugar y por el contrario ahora puedan realizar un recorrido ordenado y seguro”, indica García. “Los motocross, cuatrimotos y areneras quedaron prohibidos para que no alteren el nuevo circuito”, agrega Alfaro.

Brack es un convencido del potencial turístico de las reservas naturales y lo que debe significar para la población aledaña que se verá más comprometida a cuidarla. En la RNP ingresa un promedio de 120 mil turistas al año.

La recaudación recibida por la reserva a un año del devastador sismo demuestra su recuperación. “Poco a poco se ha recobrado la confianza de los turistas. Con relación a 2006 nos hemos recuperado”, expresa.

Proyectos
Una lista de proyectos para la habilitación y fortalecimiento de la reserva, diseñados por el Fondo para la Reconstrucción del Sur (Forsur), potenciarán la oferta turística de Paracas. Se trata de 14 iniciativas cuya inversión es de dos millones 219 mil 500 nuevos soles. La Cooperación Española aportará 70 mil nuevos soles más. El primero está en la etapa de transferencia y la segunda en anteproyecto.

A ello habría que sumarle la construcción de una reconocida cadena de hoteles, inmobiliarias y otras entidades privadas que maneja la Municipalidad de Paracas. Parte de esa inversión también tienen en su lista al plan Copesco, Proinversión y Mincetur, cuyos fondos de desembolso están asegurados.

Entre los proyectos aprobados por Forsur están la ampliación de la sede central de la RNP que contará con un tanque de agua, la reconstrucción de la Laguna Grande, módulos de baños, miradores de lobos finos y garajes para vehículos y embarcaciones, entre otros, que le darán un toque de modernidad para brindar comodidad a los visitantes.

Share this post

Déjanos un Comentario