Grandeza del Norte Chico

Síguenos en: | |

Los descubrimientos arqueológicos, sus complejos procesos de excavación, investigación, conservación y puesta en valor, componen un elemento de aliento para la maltratada autoestima nacional.

Caral - Notiviajeros
Especialistas peruanos y extranjeros vienen colocando ante el mundo evidencias de culturas muy antiguas que se desarrollaron en nuestro actual territorio y que gracias a los medios de comunicación y al interés que hoy se extiende por las huellas del pasado, colocan al Perú en el primer orden de la atención académica y turística. Uno de estos proyectos es el de Caral, ejemplar estrategia científica y social desplegada por el talento de la arqueóloga Ruth Shady.

Caral - Notiviajeros
En Caral se creó el primer Estado político dentro del actual territorio peruano, casi 4.500 años antes del Imperio Incaico, mientras en el resto del planeta florecían las civilizaciones de Mesopotamia, Egipto, India y China. Los estudios de Shady revelan que esta ciudad/Estado se formó antes del descubrimiento de la cerámica, lo que significa la ruptura del paradigma arqueológico tradicional para el cual solo se podía hablar de Estado a partir de la división del trabajo que comportaba el procesamiento de la arcilla cocida. Sostiene Shady que la tesis de Julio C. Tello acerca de que la matriz cultural del Perú estuvo en Chavín se mantiene vigente pero con una variación del eje espacial hacia el valle de Caral y una data de mayor antigüedad que la planteada por el fundador de la arqueología peruana.

Gestores Caralinos
A Caral no se le puede conocer en un par de horas, así como no se le puede resumir en un par de líneas. No solamente por la complejidad del hallazgo arqueológico sino por la manera como el Proyecto Supe/Caral viene enfrentando su puesta en valor. La arqueología moderna, ligada al desarrollo social, propone que cualquier investigación debe ser legitimada por la población local, la verdadera heredera del legado del pasado. Si eso no ocurre, si los lugareños se sienten excluidos de su propia historia, el proyecto arqueológico no será sostenible y será una constante fuente de conflictos.

Los caralinos de hoy ya participan activamente del boom turístico de su región. El proyecto ha formado quince orientadores entre los jóvenes del valle, que guían al visitante con una información de alta calidad pero sobre todo, con el valor de sus vivencias directas. De otro lado, señoras del pequeño poblado de Caral son las encargadas de ofrecer almuerzos a los turistas en el ingreso al conjunto arqueológico; pero si alguien así lo prefiere, puede ir al pueblo, conversar con la gente y de paso encargar un buen picante de cuy. Varias familias han recibido capacitación para mejorar la crianza de estos roedores de carne suculenta, para mejorar su dieta y también su oferta de servicio al amigo que viene de visita.

Cultivos como Antes
El proyecto de Caral también contempla una línea de cultivos orgánicos en el valle, desarrollada en convenio con el Instituto de Desarrollo del Medio Ambiente. Se trata con ello de que pequeños agricultores comiencen a producir frutas y hortalizas trabajadas sin ningún elemento químico, de modo que el turista puede regresar a su casa cargado de productos cultivados como antes de la creación de los pesticidas venenosos. Enormes zanahorias, olorosos mangos, cabezonas betarragas y plátanos perfectos llenarán la maletera o el canastón del viajero con un mensaje de buen sabor y de presencia activa de una población que es pobre solo por ahora.

Puerto Supe: un alto para la buena mesa.

Supe - Notiviajeros
Otra línea importante del proyecto es la de los talleres de costura que se vienen desplegando en el local que fuera la casa hacienda de Caral, cuando ésta pertenecía a la familia Jáuregui. Allí las señoras aprenden a coser en su taller llamado Kumpi Warmi Wasi, y ya están trabajando por encargo diversas prendas que al irse, dejan ingresos que mejoran la calidad de vida de las familias.

Frente al mar
El proyecto Supe/Caral trabaja sobre dieciocho conjuntos, de los cuales se pueden visitar el de Caral, el de Chupacigarro y el de Miraya, en el valle. Sin embargo, en Puerto Supe ya se está excavando en los cerros que miran al mar, dentro del conjunto denominado El Áspero.
Desde hace poco más de un año ya existe una base del proyecto a cargo de estos hallazgos que nos hablan de pequeñas ciudades de pescadores con similares características a los conjuntos situados en el valle. El Áspero fue por un cuarto de siglo el basurero municipal de Puerto Supe, debido a lo cual los jóvenes arqueólogos hoy trabajan sobre basura moderna: hasta el momento se han extraído casi sesenta mil toneladas de deshechos debajo de las cuales comienzan a aparecer las pirámides, los fogones rituales, las tumbas y las edificaciones domésticas del pasmoso Caral.
Es muy recomendable disponer de un fin de semana completo para visitar Caral, pues Puerto Supe ofrece lugares de mucho interés ya no solamente en el campo arqueológico sino en otras dimensiones menos académicas de la vida, como son la buena comida, los buenos baños de mar y las buenas caminatas. Pablo Huertas, supano de origen, maneja un excelente producto de dos días que comprende una visita bastante completa a Caral así como salidas a las playas de esa parte del norte chico. Y por supuesto, el disfrute del ceviche de pato, de los tamales, de los cangrejos reventados y de los alfajores de doña Melli, que son casi tan antiguos como las plazas hundidas de los caralinos de hace cinco mil años.

Info Viajera
• Para informarse sobre las rutas de Pablo Huertas, consultar en lacasadeisidora@infonegocio.com.pe.
• Para visitar El Áspero nada mejor que contactar a Daniel Cáceda, el arqueólogo que dirige esta base del Proyecto Supe/Caral. Buscarlo en la casa de los arqueólogos que se encuentra en Puerto Supe.
• En el pueblo de Supe es imprescindible visitar el restaurante Charito, situado en la Panamericana. Charito Castillo, su propietaria y gestora, es una encantadora mujer de cuyas manos sale el mejor ceviche de pato del planeta. Pero además, ella es sobrina de Tilsa Tsuchiya, quien como sabemos nació en Supe. Charito animará el almuerzo del viajero con historias personales muy hermosas de su tía, la finísima pintora de origen chino y japonés.
• Todos los orientadores que hacen el guiado por Caral son de primera. Nos tocó el gran Alfredo Melgarejo, a quien recomendamos en particular.
El proyecto ha formado quince orientadores entre los jóvenes del valle.

Por Rafo León
TIEMPO DE VIAJE (Plus tv)
Lunes y jueves, 11:30 – Miércoles, 21:30 – Sábados, 15:30, 20:00 – Domingos, 9:30, 20:00, 23:00
Fotos: josé tejada, susana alcántara

Share this post

Déjanos un Comentario